Mi casa

eifel

Mi casa, ya sea de en propiedad o de alquiler, es mi casa. ¿Puedo hacer en ella lo que quiero? Evidentemente no. Puedo hacer bastantes cosas, pero no todo, dado que debo atenerme a las reglas de la comunidad, de la ciudad y del país en que está situada. Dentro del margen de esta reglamentación, no puedo poner un restaurante en mi casa, si puedo invitar a comer a amigos o incluso a vecinos, viajeros, refugiados; eso no es un problema. Si invito a alguien a comer, le invitaré a la hora que yo coma, con la comida que yo suela comer y en el lugar donde suelo hacerlo. Todo esto mientras sea posible, dado que primará el sentido común y, si él no puede llegar antes de una hora, tendré -si quiero comer con él- que adecuar la hora; si él no puede comer algo en concreto, sea por la razón que sea, ya procuraré yo no servírselo; si habitualmente bendigo la mesa, lo haré y mi invitado deberá mostrarse al menos respetuoso con esta costumbre; si suelo comer vestido y con zapatos el invitado no podrá comer descalzo y desnudo etc.

Si el invitado soy yo, deberé saber dónde me meto y avisar de lo que no puedo hacer: comer a según qué hora, comer algo a lo que soy alérgico… Si comen descalzos deberé descalzarme y si comen con boina me la tendrán que prestar, si no tengo. Sentido común y sobre todo saber dónde uno se mete.

No entiendo nada. Mi país es también mi casa pero ¿tiene costumbres mi país que yo mismo respete para poder exigir que las respeten otros? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Mi casa

  1. Dice un refrán muy español : donde fueres haz lo que vieres. Ellos se tienen que adaptar a nuestras costumbres, no llegar y marcarnos ellos sus reglas, normas, costumbres formas de comer etc. como dice el artículo, muy bien escrito. Quienes no deseen lo que ven, muy fácil -media vuelta- y a su origen país de donde vienen. Hay que ser tolerantes y solidarios, pero no tontos.
    Europa a sido solidaria, comprensiva, pero se van dando cuenta, que a tu casa vendrán y de ella te echarán y lo peor, te masacrarán….así que no queda otra que mucha investigación con los que pidan refugio, no por todos, sino por los que llegan infiltrados EL YIHAIDISMO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *