Nada de nada

No soy profeta ni hijo de profeta y tampoco soy psiquiatra ni hijo de psiquiatra, hoy lo tengo bien jodido. Siempre que me han preguntado, desde hace meses, ¿qué pasará en Catalunya? He respondido ante el asombro de muchos que, al margen de mucho ruido, no pasará nada. ¿Nada? Nada, porque nadie de los que mandan quiere que pase nada. Es evidente que cosas han pasado y seguirán pasando: Que el President de la Generalitat se salte la Ley, ¿no es nada?. Que la Presidenta del Parlament se salte leyes y procedimientos, ¿no es nada? Que se realice un segundo referéndum ilegal, ¿no es nada? ¿Que se promulgue una declaración de independencia, ¿no es nada? Que por primera vez se aplique el articulo 155, ¿no es nada? Realmente pienso que no. Dentro de unos años esto figurará en bien pocas líneas en los libros de historia porque al final no habrá pasado nada. Catalunya seguirá en España, y esta en Europa. Lo demás… Si es grave y si ha pasado que se ha roto la sociedad catalana, pero rota ya lo estaba.

Desgraciadamente esta suma de nadas será un gran nada. Se llegará al final a un arreglillo que consistirá en volver las cosas a su cauce de siempre sin arreglar nada de nada. Si Puigdemont no quiere la DUI y Rajoy no quiere aplicar el 155, ¿a qué jugamos? A nada.

No entiendo nada. Después del 23 de febrero hubo una LOAPA y en poco se volvió a las andadas, después de esto ¿se resolverá la crisis territorial de España o se pospondrá otra vez unos añitos? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *