Pa amb tomàquet Party(*): Con Tomás Gómez, pero pagando


– Ricardo, me olvidé el otro día cuando estuve hablando contigo de comentarte una comida con Tomás Gómez en Tribuna Barcelona este pasado lunes.

– Qué tal Josep Maria, pues no la seguí, ¿de qué habló? Curiosamente, me encontré a Tomás Gómez con su pareja el lunes por la noche cenando en Madrid en un japonés de moda.

– Pues se presentó en Barcelona, en un foro al estilo de los que hay gratis en Madrid, porque aquí se pagan 50 euros, y lo más destacado es que pidió a Montilla que, al igual que hizo González con el marxismo, aquí los políticos renuncien al independentismo. Fue valiente, aunque flojito.

– Lo que es verdad es que Tomás Gómez ha pasado de ser un total desconocido en Madrid, a alguien que tiene notoriedad, eso lo comprobé en el restaurante con las miradas de la gente. Ahora ya está como Trini. La cuestión es si ofrece algo más…

– Dice estar convencido de que ganará a Esperanza, y creo que lo tiene mal. Le falta poso y, sobre todo, ilusionar a su propia gente que sigue muy dividida. Pero hablemos de Catalunya, he preguntado a todos por la síntesis de su campaña y…

– Pues en Cataluña, por lo que veo, el tema estrella está siendo Montilla con sus propuestas para los jóvenes ni-ni (ni estudian ni trabajan), que ya son legión. Ahora dice que no son gandules.

– El tema del PSC es que no sabe que hacer. Va a pasear ministros y va a traer a ZP todo lo que pueda. Tiene forzosamente solo una opción: movilizar a su electorado.

– Por su lado, Mas parece que está en lo suyo: pasearse el solo, darse baños de minorías y engancharse con la gente, como con el estudiante de Zaragoza en su visita a la universidad. Tiene un mal carácter…

– Mas y los suyos resumen la campaña en no ‘meter la pata’, en que me quede como estoy, que estoy ganando. Serán prudentes, comedidos… Nadar y cuidar la ropa, ¿te suena?

– Sí, lo que pasa es que el candidato no los ayuda. Parece un escenario para que los pequeños (PP, IC y C’s) ganen terreno y protagonismo. Ya sabes: ‘al pot petit hi ha la bona confitura’ (las cosas buenas vienen en tarros pequeños).

– No me extraña, pero sobre todo porque para ellos algún voto de más cambia mucho. En el fondo son, al menos el PP, la eterna oposición. Su campaña será Rajoy, paro, inmigración y cualquier punto negro de la Catalunya oficial.

– Básicamente, pero Sánchez Camacho ha presentado un programa lleno de propuestas, eso sí, que parece el mercado de la Boqueria en Barcelona o el de San Miguel en Madrid: dentista gratis, plazas de guardería a ‘tutiplén’, miles de policías más…

– Ahí se equivocan, si no hay dinero… Además, en teoría su modelo debería ser ‘menos estado’. Igual no conocen su modelo. Ya tendría delito ¿no?

– Cuando no vas a gobernar ni a cogobernar, da igual lo que propongas. Como dijo Tierno Galván, los programas electorales están para no cumplirlos, sobre todo cuando estás en la oposición. Y así les va…

– Más de lo mismo (que diría el eslogan de campaña del PSC, pero en otro sentido): la gente está harta de que le vendan burras, pero ellos sabrán… Te dejo que la vida está muy complicada y hay que buscar la noticia…

– Me parece bien, yo también tengo que salir a una rueda de prensa en el Palace de Madrid. Veamos qué dan de sí el resto de días previos al inicio de la campaña. Cuida’t!

(*)Conversación real a diario en Facebook sobre las elecciones catalanas entre un catalán en Madrid (Ricardo Gómez) y un catalán en Barcelona (Josep Maria Francàs).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *