Pablo Linares (@advclinares): «El Valle de los Caídos es un monumento erigido a la reconciliación entre dos bandos de una guerra fraticida»


Conversación tranquila de @jmfrancas con Pablo Linares (@advclinares). Presidente Asociación para la defensa del Valle de los Caídos y nieto de un grabador republicano del Valle.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: Pablo, ¿qué es realmente el Valle de los Caídos?

Pablo Linares: Bajo mi punto de vista, un monumento erigido a la reconciliación entre dos bandos de una guerra fraticida. La desgracia para el Valle, es que esa era una guerra entre españoles  y por tanto difícilmente irreconciliables.

JMF: Si uno sigue los medios de comunicación se desprende que fue un ‘mausoleo en honor a Franco y los vencedores hechos por presos obligados de los vencidos’. ¿No es verdad?

Pablo Linares: No es verdad. Hubo presos en la construcción del Valle, eso es indudable, pero no eran presos políticos, eran presos comunes  condenados por haber cometido delitos gravísimos. Hay que recordar además, que la utilización de presos para trabajar en obras públicas, es un invento de la República. En cuanto a lo de “mausoleo”, no puede estar más claro. Franco no pensó nunca en el Valle como lugar de su futuro enterramiento. Ya sabemos de quién fue la decisión de inhumar a  Franco en el Valle.

JMF: Vamos por pasos entonces, ¿quién ideó el Valle?

Pablo Linares: Al parecer Franco ya tenía, durante la guerra, la idea de erigir un monumento a los caídos de ambos bandos siempre bajo los brazos pacificadores de la Cruz. A principios de 1940 se afanó en la búsqueda de su emplazamiento.

JMF: ¿Quién lo construyó entonces?

Pablo Linares: Obreros libres y presos que redimían sus condenas a través de un sistema de redención de penas muy ventajoso para ellos. El Valle tardó 19 años en construirse y de ellos en tan sólo 7 hubo presencia de mano recobra reclusa. Muchos se quedaron a trabajar como libres una vez redimida su condena.

JMF: ¿Presos republicanos como se insiste?

Pablo Linares: Presos comunes procedentes de un ejército que perdió una contienda. También hubo, y esto es muy poco conocido, presos posteriores a la guerra, e incluso algunos soldados del bando nacional que fueron juzgados por pasarse a las filas enemigas durante la contienda. El bando rojo era más taxativo con los casos que hubo de traición al pasarse a las filas contrarias.

JMF: No entiendo lo de “presos comunes del ejercito que perdió la contienda”, ¿soldados republicanos?

Pablo Linares: Hay que diferenciar, es vital, entre presos “políticos” o de conciencia y presos comunes. Para ello está Asociación está muy próxima a publicar un exhaustivo trabajo sobre las causas por las que los presos del Valle fueron eso, presos. Hemos comprobado como la inmensa mayoría de ellos fueron juzgados por delitos de sangre. Recuerdo ahora un caso en el que estoy trabajando ahora, el de un individuo que se encargó de ametrallar a un buen número de civiles en las cercanías de Madrid. Se trata del triste caso del tren de la muerte de Jaén.

JMF: ¿Vinieron voluntariamente?

Pablo Linares: No sólo eso. Tenemos documentados un número más que significativa de casos en los que los presos, no sólo solicitaban ir al Valle a redimir condena, si no que además utilizaban los “enchufes” que pudieran tener a su alcance para lograrlo. No había en el Valle puestos de trabajo para tantas peticiones.

JMF: ¿Quiénes acabaron el Valle?

Pablo Linares: Como he dicho antes, tan sólo en 7 de los 19 años de construcción del Valle hubo mano de obra reclusa. 2000 presos en 7 años, de los cuales, de modo simultáneo  tan sólo fueron 770 en el mes de abril de 1948. Casi todos ellos voluntarios.

JMF: ¿Dónde ves tú la ‘reconciliación’?

Pablo Linares: El Valle se construyó para hermanar a los caídos de ambos bandos, no sólo de uno. Desde el año 58 se comenzaron a vaciar las fosas existentes en cementerios municipales y parroquiales para ser llevados al Valle. Nadie saca un cadáver de una fosa para llevarla al Valle sin más intención que dignificarlo.

JMF: ¿A qué viene este ‘odio’ al Valle?

Pablo Linares: Entiendo el Valle como lugar de reconciliación y concordia. Visto lo visto, creo que en España hay quien aún no tiene intención alguna de reconciliarse. Por otra parte hay que recordar que en el Valle se encuentra la cruz más grande de toda la cristiandad, y eso es algo que muchos no soportan. No es sólo el hecho del enterramiento de Franco. Me temo que es mucho más profundo que eso.

JMF: ¿Sacarán a Franco?

Pablo Linares: Sin el permiso de la familia y él del prior, y ambos ya han dejado claras sus posturas, lo podrán sacar, delinquiendo.

JMF: ¿No sería mejor el Valle como templo a la reconciliación sin Franco en su suelo?

Pablo Linares: Hay que recordar que fueron Juan Carlos de Borbón y Arias Navarro los que decidieron que Franco terminara en el Valle. Por otra parte, viendo lo visto, estoy convencido de que la exhumación de Franco del Valle supondría sin duda, la primera concesión de una larga lista de concesiones que vendrían después: desmantelamiento de la Cruz, desacralización de la Basílica, etc.

JMF: ¿Molesta más Dios que Franco?

Pablo Linares: Molesta sobre todo que fue Franco el que evitó una victoria del comunismo en España. Franco es la excusa.

JMF: ¿Alguna idea para hacer más ‘reconciliatorio’ el Valle?

Pablo Linares: Que sepamos interpretar y valorar el sentido con el que se erigió. Si este monumento estuviera en cualquier otro país, sería el monumento más respetado y cuidado.

JMF: Gracias Pablo, no soy en absoluto franquista y me gusta el Valle de los Caídos. Un abrazo.

Pablo Linares: Yo tampoco, te lo aseguro. Ojalá hubiera sido enterrado en otro lugar. Ahora es muy tarde para arreglarlo.

JMF: Me gusta ‘la verdad’ y por eso te he preguntado. Opino lo mismo, Franco en donde su familia quiera y pueda.

Pablo Linares: Así es.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *