Que pague el que haya sido

Rajoy declaró no hace mucho, que frente a los desafíos del ‘próces’, pensaba actuar contra los políticos y no contra las instituciones; y ayer el Tribunal de Cuentas, órgano al que nuestra Constitución atribuye la fiscalización del sector público y el enjuiciamiento de la responsabilidad contable, exigió a cuatro políticos y a siete exaltos cargos de la Generalitat que presten fianza de los gastos ocasionados por el simulacro de referéndum del 9 de Noviembre que fueron cargados al erario público, que el Tribunal estima en 5,1 millones de euros. Si la consulta estaba prohibida por el Tribunal Constitucional y por tanto era un capricho de una serie de señores, es lógico que los caprichos y lujos se los pague cada uno de su bolsillo. Por fin el Estado aplica una vieja y eficaz máxima educativa: el que la hace la paga.

No entiendo nada. Es evidente que individualizar al culpable es más eficaz que el castigo colectivo. ¿Estaríamos donde estamos si este planteamiento se hubiera aplicado el primer día? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *