Paréntesis estival


paisajes

Hoy escribo, con un pie ya en el pescante de las vacaciones, mi última columna de este largo curso político. Pasado el paréntesis estival espero volver y para hacerlo mejor solicito sugerencias.

En este año, si bien los españoles han empezado a mejorar su calidad de vida, nuestros políticos se están enredando entre aferrarse al poder o intentar llevarnos al huerto a base de ocurrencias populistas.

Probablemente, querido lector, usted será de los que llegados estos días, y si se lo puede permitir, va a descansar muy pegado a su familia, dedicándose a lo realmente importante: querer a los que le quieren. Felicidades.

Ya nunca serán las vacaciones de antes donde primaba el ir lejos, a lugares exóticos, y el gastar para pasarlo ‘pipa’. Ahora toca ir cerca, aprovechar lo que ya teníamos y disfrutar de lo ordinario aderezado con los pocos extras que podamos permitirnos. Al final lo verdaderamente importante no es dónde vamos, sino con quién estamos, ¿no les parece?

No entiendo nada. Tantos siglos de evolución y hace falta una crisis para que no demos cuenta que la felicidad no está en tener cada día más sino en ser cada día mejores y querer más a los nuestros, ¿habremos aprendido esto definitivamente? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *