Pedro Herrero: ‘España vuelve siempre a ser monárquica por el camino largo o por el camino corto’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Pedro Herrero (@aparachiqui). Asturiano en el exilio y padre de tres, Asesor parlamentario en el Congreso de los Diputados y uno de los creadores del podcast político Extremo Centro.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYou tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué es el podcast político Extremo Centro?

Pedro Herrero: Los podcast políticos vienen con fuerza marcando la agenda desde USA. En concreto el nuestro es una conversación entre amigos con unos valores muy parecidos y que estamos en sintonía. No es una especie de radio barata, salvando las enormes distancias si tuviera que definirlo es casi una actualización más divertida de las tertulias de café de provincias del Siglo XIX. Es un pequeño esfuerzo para dar voz a algunos valores que no se encuentran demasiado bien representados en la esfera cultural. Si antes decíamos que España no tiene quién le escriba, pues la clase media española en el terreno del humor no tiene quién le cante. Es paradigmático que determinados valores que son centrales en nuestra sociedad se encuentren tan apartados de los vehículos culturales que se producen actualmente.

JMF: ¿Cómo ves la política española ahora?

Pedro Herrero: Bien. Ha resistido el terremoto mejor que nuestros pares europeos. El sistema de partidos y la sociedad han demostrado mucha más estabilidad que nuestros vecinos.

JMF: En que sentido, si no destaca nadie…

Pedro Herrero: Sí, claro en Italia destaca Salvini, en Francia Le Pen o en Grecia destacó en su momento Tsipras. España en su conjunto ha apostado por la institucionalidad. Las placas tectónicas aún no se han dejado de mover, pero más allá del drama que hemos vivido en Cataluña (que sigue abierto) la respuesta del sistema de partidos español ha sido ejemplar. Los populistas representan una fracción mínima del Congreso tras la mayor crisis económica de los últimos 60 años.

JMF: Sigue el bipartidismo…

Pedro Herrero: No exactamente, yo me metí en política en 2009. Viví todo aquello de la casta y lo que se llamó la crisis del bipartidismo. Estábamos hablando de un sistema que concentraba en dos partidos más del 80% de la representación y que eran apoyados por una tercera pata que eran los nacionalistas. Ese escenario ha cambiado. Los nacionalistas han virado al secesionismo (ya no serán el apoyo que habían sido hasta hoy) y Pedro Sánchez si es investido Presidente lo será con el menor número de diputados de su propio partido de la historia. El hecho es que muy probablemente lo que veamos por delante en breve sean Gobiernos nacionales de coalición. Y ahí sí que podremos decir que el bipartidismo “as we know it” nacido tras la Transición se habrá acabado.

JMF: Era más ‘duopolio’ que bipartidismo y siguen decidiendo los mismos…

Pedro Herrero: Quizás percibo la transformación del mapa político en una década de manera más optimista porque recuerdo lo que significó meter un escaño de UPyD en 2008 entre los dos portaaviones. O los tres primeros escaños de Ciudadanos contra “el régimen” en Cataluña que culminan con la victoria de Arrimadas. Han sido diez años de cambios progresivos en la configuración política. Y que si uno se va a los números que los configuran por debajo se ve claramente que en los electores incorpora un cambio generacional.

JMF: ¿Los partidos ahora cubren todo el ‘espectro político’?

Pedro Herrero: No. Aunque debido a la ruptura del bipartidismo vamos afinando con las marcas. La irrupción de Vox es interesante porque le da un folklore de “gaita y tambor” (es una expresión asturiana) a una parte de la población española que yo creo que miraba con envidia el sistema político catalán. Por el otro lado del espectro el lamento que yo creo que se va a escuchar con claridad es la izquierda materialista (o si se la quiere llamar anti identitaria a lo Mark Lilla) con una clara visión nacional, que cada vez se va a encontrar más sola. Las lecturas estratégicas que se están haciendo desde el espectro de la izquierda apuntan a coger más velocidad y no menos en ese aspecto.

JMF: ¿Izquierda con visión nacional? ¿Dónde esta esta?

Pedro Herrero: No está. Es decir, sí que está a nivel de electorado.

JMF: Eso pensaba, la izquierda en España es muy poco española…

Pedro Herrero: Por eso digo que hay un déficit de representación en el espectro político. Es decir, la visión más clásica de la izquierda está pereciendo a nivel orgánico en los partidos porque sus cuadros ven con claridad que hay determinadas herramientas emocionales e identitarias que activan de manera eficaz el voto. Mientras que España no tiene quién le escriba desde el espectro de la izquierda, las organizaciones políticas, medios y prescriptores de ese ámbito se embarcan en decenas de causas, unas más justas otras más estrafalarias. (Dicho lo cual, España siempre ha sido esto).

JMF: Hay hueco y no hay partido… ¿La izquierda siempre ha sido tan poco o nada patriota?

Pedro Herrero: Sí que parece que hay algo de cojera. Sin embargo, no creo que la falta de patriotismo sea de la izquierda porque cuando nuestro país se vio amenazado en octubre de 2017 hubo una comunión constitucionalista que dejó claro el sistema de polis griegas: si hay amenaza nos juntamos. Sin embargo en parte de la izquierda sí que hay un cuestionamiento permanente de la idea de España. Una especie de pulsión nacional “suicida”. Quizás sea una de las características más arraigadas de nuestro carácter nacional. Creo que Cánovas en la Primera Restauración y Torcuato en la Segunda Restauración supieron ver que somos un país que históricamente funciona bien cuando establece un arreglo de renuncias entre los dos lados del espectro.

JMF: ¿Qué España nos espera?

Pedro Herrero: Espero que pacifica. Mi padre nació en el 31 y me decía siempre que yo no era capaz de valorar el agua caliente. Porque había vivido siempre con ella. Espero que pacífica. Y soy hobbesiano, así que sé que la única manera de que el soberano no sea disputado es que el soberano sea fuerte y no de imagen de debilidad. Quizás lo que me gustaría explicarles a los secesionistas es que España no se va a romper. España puede que acabe en manos de un ruler autoritario, de un Putin, un Orban o un Erdogan. Pero España no se va a romper.

JMF: ¿No se va a romper? Si casi está rota…

Pedro Herrero: Entiendo esa apariencia. Pero lo que percibí en octubre de 2017 es que hay corrientes emocionales que son bastante fuertes por debajo de la cotidianeidad y que se desatan en todos los ámbitos cuando se les infunde miedo. Eso está ahí. No necesito que nadie me lo explique porque lo viví. Y los secesionistas deberían saberlo y recordarlo.

JMF: ¿Ves a España monarquía o república?

Pedro Herrero: Todos los países tienen encrucijadas. USA tiene la cuestión racial. España históricamente tiene dos grandes temas: La jefatura del Estado y el modelo territorial. La primera Restauración con Cánovas dijo que había que hacer pacto a través de cuatro elementos: Monarquía, Constitución, Cortes y Turno. La segunda Restauración de Torcuato hace algo parecido. Y oye, creo que fue un éxito. Descentralización y respeto a los símbolos comunes. Carrillo con la camiseta de España. Es sólo tras Zapatero que el PSOE vuelve a relitigar y cuestionar determinados símbolos que para más de la mitad del país forman parte de sus valores. Ahora están gestionando el kiosko los herederos que como son tan listos y guapos no deben saber que cada vez que la izquierda cuestiona esos …. En corto: España vuelve siempre a ser monárquica por el camino largo o por el camino corto.

JMF: ¿Cómo ves esta legislatura?

Pedro Herrero: A nivel egoista divertida. Porque disfruto de la política y estamos viendo desde la institución cómo se están creando procesos nuevos de equilibrio entre poderes que no se habían activado en cuarenta años de democracia. El Congreso está hoy mucho más vivo que hace quince años.

JMF: Sánchez presidente cuatro años,  ¿con?

Pedro Herrero: Creo que el PSOE tiene una buena mano para jugar a corto y una pésima mano para jugar a largo. Sánchez puede prometer de todo (como hacía ZP) investirse presidente y luego dejar caer las promesas. Yo creo que tratará de investirse con la izquierda, y luego centrarse en las políticas económicas y dar una turra infinita con la guerra cultural. Si tuviera que resumir lo que creo que hará Sánchez en una línea. Dejar la reforma laboral y meter y sacar a Franco del Valle de los Caídos todos los meses.

JMF: ¿Es legitimo eso de no tener ‘palabra’?

Pedro Herrero: En Roma ya andaban a vueltas con esto. Y hay un tratado de Arendt sobre si es legítimo mentir en política sobre el que pensé mucho cuando entré en este negociado. Creo que Sánchez es el animal más evolucionado del acuario político nacional. Tiene en su mano convertirse en el líder autoritario de un régimen en España porque el problema no es que mienta. El problema es que tiene en sus dedos la plataforma mediática de socialización política más potente de este país: El País, la SER y el PSOE. No es que no tenga palabra. Es que puede hacer creer a la gente que le vota que aunque lo que haga contradiga totalmente lo que dice eso no tiene importancia. Y eso es terriblemente peligroso. Me hace gracia porque Pepa Bueno escribió hace poco una nota que decía más o menos que Sánchez es Trump en bueno.

JMF: A eso se llama ser falso y vender motos…

Pedro Herrero: Es algo más peligroso que ser falso. Es que no tiene constricción alguna en su camino de ascenso al poder. Y por cómo se han situado las cosas en su trayectoria ha conseguido que no tenga contrapoder alguno a sus decisiones. Es el primer Presidente socialista desde González que no tiene contestación alguna ni dentro ni fuera del partido.

JMF: Mil gracias Pedro, iremos viendo cómo digerimos a Sanchez.

Pedro Herrero: Gracias a ti, un abrazo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *