Podemos y la libertad

En un país dónde los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, son cada día más interdependientes, la posibilidad de que el cuarto poder, la prensa, sea maniatada produce escalofríos. Basta repasar la historia reciente de España para ver que, sin una prensa libre, la corrupción camparía a sus anchas. Es difícil encontrar una caso de podredumbre que no haya sido destapada por la prensa y luego, a regañadientes o no, seguida por ámbito judicial. Si esperamos a que sean los propios partidos políticos los que se regeneren, vamos dados; si alguien espera que sea la justicia la que actúe de oficio, le saldrán canas. Sin la prensa libre, la cloaca habría aumentado y estaríamos todos hablando de futilidades.
¿Es libre la prensa en España? Bien poquito. Cuando la mayoría de medios de comunicación dependen, para su existencia, de la publicidad institucional repartida con criterios no objetivos, su libertad frente al mundo político, es más que dudosa. Solo faltaba, además, que ciertos partidos políticos añadieran, al control económico, el acoso. La APM acaba de emitir un comunicado en el que dice textualmente: 
“La estrategia de acoso de Podemos, vulnera de una manera muy grave los derechos constitucionales a la libertad de expresión y a la libertad de información y coarta el libre ejercicio del periodismo, que es imprescindible para preservar la salud de una sociedad democrática como la española. Esta inaceptable campaña, que está creando un estado de miedo entre los periodistas, tiene como fin el de persuadirles de que les conviene escribir al dictado de Podemos, además de tratar de conducirlos hacia la autocensura”. Nada que añadir.
No entiendo nada. La libertad, también la de prensa, solo molesta a aquel que tiene miedo a la verdad, ¿No te repugna un comportamiento así? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Podemos y la libertad

  1. Pues lamento decir que la APM merece muy poquita credibilidad. Ya me gustaría saber en qué consiste la estrategia de acoso. Yo rechazo gran parte de la ideología de Podemos, pero eso no me impide ver la guerra sucia que se les ha hecho desde el principio. Especialmente después del último programa de Jordi Evole daría la impresión de que en el ranking de tener miedo a la verdad hay muchos otros partidos por delante del morado. Me parece a mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *