Política, ¿para qué?

multitud

A falta de Política, para el PP la política la pone el PSOE, a Rajoy le queda la burocracia administrativa y la vía jurídica. Rajoy parece creer que los problemas o se arreglan solos o que los arregle otro, el a gobernar, que ya otros harán política. Así con todo. Nunca vi una mayoría absoluta peor administrada. Si al final debe ser el Tribunal Constitucional el que resuelva lo conflictivo, ¿para qué está La Moncloa?

Después de la ausencia clamorosa del Estado el día 9 en Cataluña dejando huérfana a esta mayoría que no tiene el sentimiento separatista, el presidente del Gobierno, y con él el Estado, fía todo a la fiscalía.

La sensación, ojalá no se confirme, es que esta institución busca cómo actuar sobre los que se saltaron la ley a sabiendas sin que nadie de ellos salga herido; busca la figura jurídica que suponga, a lo sumo, un cariñoso tirón de orejas.

Hasta ahora, en Cataluña saltarse la Ley tiene menos coste que levantar la voz contra el separatismo. Si eres de los más de cuatro millones que, según cifras de la encuesta del pasado domingo, pasa de reivindicaciones separatistas te sitúas en tierra de nadie. El Gobierno autonómico te ve como un mal bicho y para el Estado Central casi no existes.

No entiendo nada. Los huérfanos reales pueden, si tienen suerte y encuentran a una familia generosa,  ser  adoptados. ¿Algún partido político tendrá la generosidad suficiente para iniciar al menos los trámites de adopción de esos cuatro millones o más de catalanes trabajadores y muy poco conflictivos? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Política, ¿para qué?

  1. Amigo Francás: Me alegro de saludarte. Con frecuencia te veo por aquí. No así en Intereconomía que ya no se ve en Cataluña y sólo en algunas de pago, pero no en otrs como Orange.
    Un abrazo. Eusebio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *