Presupuestos con bisagra


Fuimos muchos los que nos alegramos cuando aparecieron partidos políticos con implantación nacional y representación parlamentaria, pues podían llegar a ser las nuevas bisagras que sustituyeran a las de siempre, los partidos nacionalistas, y negociaran su apoyo a las distintas leyes no con exigencias solo territoriales, sino más bien con cuestiones partidistas que no afectaran a la igualdad de todos los españoles. Desgraciadamente, la aritmética electoral no ha hecho posible una completa sustitución de unos por otros, y aprobar leyes en España seguirá costándonos a todos mejoras en el bienestar solo de algunos.

El 3 y 4 de mayo tendrá lugar en el Congreso, el primer asalto en la aprobación de los presupuestos. Se votarán las siete enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE, Unidos Podemos, Esquerra, la nueva Convergencia, Compromís, Bildu y Nueva Canarias. En este primer acto, el gobierno solo necesita que no se apruebe ninguna y por tanto que no gocen de mayoría; el apoyo de PP y su entorno, Coalición Canaria, Ciudadanos y el PNV garantizan, por número de diputados, que estas enmiendas decaigan. La siguiente fase ya es otra historia; hay que aprobar, por partidas y en su totalidad, los presupuestos y eso solo es posible con mayoría. Vienen dos meses de aúpa, dónde habrá que jugar a lo que se entiende por geometría política variable para, al final, necesitar, además de los apoyos ahora negociados, un diputado que difícilmente pueda ser otro que Pedro Quevedo de Nueva Canarias.

No entiendo nada. Parece que el PNV, a cambio de su voto, conseguirá cobrar deudas, mejorar el cupo, blindarlo unos años y mantener su Kutxa una larga temporada. ¿Contribuye a dignificar la política esta subasta del voto tan descarada? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “Presupuestos con bisagra

  1. La necesidad de negociar está en la mera esencia de la democracia. Los partidos minoritarios tienen de esa forma alguna capacidad para que el gobierno al menos aparente que sirve a todos. En las democracias más sanas y establecidas existen mecanismos para ello. Lo que no es admisible es un gobierno utilizando su mayoría para pasar el rodillo por encima de todos los demás agentes políticos como hizo sin pudor alguno el PP.
    Si tú llamas a eso subasta del voto te recomiendo que medites sobre la esencia democrática, y no lo digo por decir, los demócratas españoles tienen muy mal interiorizados los conceptos básicos y apenas tienen experiencia de la práctica. Lo que me parece más indigno en los momentos actuales es que haya partidos, como PNV, C’s y PSOE que hayan aceptado al PP como interlocutor válido. Lo único digno es sacar a ese partido del poder como sea, para posteriormente ilegalizarlo. Sus cuadros son corruptos, cómplices o encubridores.
    La vergüenza es que los únicos que se acercan a eso sean el potaje izquierdista Unidos Podemos, que no se aclaran en casi nada más, pero eso lo ven con prístina agudeza. Que en España no pueda haber una derecha decente que plante cara a esta caterva de neofranquistas clama al cielo.
    “Cambia, Señor, nuestra suerte como los torrentes del Neguev” Salmo 126.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *