Progre sando sin parar


No entiendo nada pero hoy, lunes 3 de enero de 2011, me he levantado algo nostálgico. No se si será que vivo en los arrabales comerciales de Madrid y hoy hace un sol majestuoso, o que las calles están más vivas o, simplemente, que aquí han empezado las rebajas y con 15 euros que llevaba hoy en el bolsillo no tienen por dónde tentarme. No se, pero he amanecido así.

Estando en la calle, y con los 15, me he planteado después de gastar dos euros en tabaco de liar, permitirme el lujo de tomarme una cervecita en un bar. De golpe he recordado que no, que no me convenía. ¿Cómo me iba a tomar una cerveza sin mi cigarrillo. Pues no, lo siento por ellos, pa casa, a mi terracita soleada: cigarrillito y nada de cerveza, una copita de cava que me sobró de anoche. Aquí paz y después gloria.

Ha sido entonces, liando el cigarrillo y mirando a mi alrededor por si aparecen los ayatolás anti-humos espoleados por la ministra con la finalidad de la denuncia anónima, cuando he recordado, esta es mi melancolía, las épocas de estudiante y las antiguas transgresiones.

Entonces transgredir era escaparse al mayo francés, correrse una juerga -no entro en detalles, la imaginación es libre- en Boccaccio de Barcelona con los personajes de la farándula, comer algún que otro producto de delicatessen foránea, insultar a los ‘grises’ y correr como desesperados eludiendo porras y ‘pelotas’. En fin, esas cosas del viejo rojerio. Y, he pensado en las transgresiones de hoy, fruto de tantos años de progreso andante: ir a la Misa de la familia en Madrid, fumarse un cigarrillete en cualquier cubículo socializante, beberse un orujillo después de la comida, y otras muchas ‘salvajadas’ por el estilo. !Viva el progreso con o sin ismo!.

Hasta en lo político hemos roto tabus. Hoy, se publica una entrevista con uno de los pocos transgresores del socialismo mandante: Guillermo Fernández Vara, Presidente de la Junta de Extremadura y una de las pocas voces críticas, yo diría autónomas, del partido del progreso. El líder extremeño, se lanza a la piscina y, preguntado por si ZP repetirá o se retira, se atreve a afirmar en un acto de transgresión casi ruin: “claro que preocupa en el partido y está en las conversaciones. Negarlo sería ocultar la verdad, pero eso no implica deslealtad”. Como se puede observar, hemos avanzado un infinito en transgresión y espíritu crítico y, en pedir perdón antes de tirar la piedra.

Del otro tema del día, prefiero no abundar, solo lo citaré, no fuera caso que por manosearlo algunos me desterraran. Trata de las esclavas de las mafias en los burdeles y, como no, la publicidad nada encubierta que, excepto en La Gaceta y en ahora en Público, colma muchas páginas de la prensa diaria, pasen y vean y piensen y opinen. Solo se me ocurre levantar mi copita de cava por ‘el feminismo’.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *