Pseudodemocracia en España


los-grandes-del-ibex-se-desenganan-de-la-coalicion-pp-psoe-y-apuestan-por-elecciones

Curiosos tiempos los nuestros en que los partidos políticos españoles no logran, tras más de cien días de parálisis institucional, dar con una fórmula que permita una investidura y posiblemente un pacto de gobierno.

La gran cuestión de fondo, además de que nadie quiere ser responsable de unas nuevas elecciones, es como se defienden mejor los viejos partidos después de la explosiva irrupción de los nuevos. Si bien PP y PSOE vivían felices con la situación de hecho de duopolio entre ellos, ahora tiene frente así asimilar a los nuevos o, lo que es peor, asimilarse con ellos.

El duopolio imperante consiguió, a la limón, tergiversar nuestra Constitución, secuestrando la incipiente democracia española y convertirla en una bula para sus afanes de poder totalitario, rompiendo la separación de poderes y comprando, con subvenciones y dadivas, la libertad de prensa. España es una psudodemocracia, convertida de hecho en una partitocracia de dos, con ribetes claros de totalitarismo.

La irrupción de Podemos, ejemplo claro de populismo, puede romper la baraja. Nadie duda que, su aparición y rápido crecimiento, obedece a una reacción frente al duopolio que secuestró nuestra democracia pero, ¿es peor el remedio o la enfermedad? Los populismos siempre nacen con un liderazgo carismático, apelan directamente al pueblo y acaban amenazando primero y excluyendo después a las instituciones políticas democráticas de un Estado.

No entiendo nada. Si los dos protagonistas del duopolio se dan por enterados de la reacción popular, ¿no sería mejor que reandaran lo andado y juntos devolvieran a nuestra Constitución el sentido democrático original en que fue redactada? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *