Puigdemont, otro que tal baila

carles-puigdemont-respon-loposicio-dinvestidura_ediima20160110_0271_19

Se ha puesto de moda la política de las sentencias breves, secas y cortantes y así del “no, es no”, del ya acabado Pedro Sánchez, pasamos al “referéndum o referéndum” de el tal Carles. Es curioso que todos los que pregonan su compromiso con el dialogo y con la gente, tachando a los demás de dogmáticos y cerriles, sentencian sus máximas sin opción a discutir nada. Para estos demócratas de boquilla las cosas no sin siquiera en blanco o negro, sin el matiz de los grises que son muchos, sino que se quedan en un color, blanco o negro, y ahí se plantan.

Puigdemont ahora ha puesto fechas en su disparata ‘hoja de ruta’ que no puede llevar a nada más que a la frustración colectiva. Se compromete a tener en junio de 2017 las estructuras necesarias para “poder actuar como un Estado y podernos integrar en la UE y en la comunidad internacional” y a realizar, en septiembre del mismo año, el referéndum, “pactado con el Estado” o no. Habla de un transito tranquilo entre la potsautonomía y la preindependencia.

La verdad es que oyéndole, sobre todo si no hay réplica, hasta parece posible semejante desatino. Si uno se sumerge en el mundillo del independentismo, que puebla todas las tertulias y comentarios en los medios de comunicación catalanes donde discuten de como serán hasta las farolas de su nueva Arcadia independiente, hasta se lo cree.

No entiendo nada. ¿Dónde están las voces claras y altas de los que saben que esta independencia es, a todas luces, imposible? ¿Alguien me lo explica?

2 pensamientos en “Puigdemont, otro que tal baila

  1. Entre los peores males que afectan a nuestra querida Patria se cuenta la ausencia de diálogo. Y algo aún peor, la incapacidad de dialogar, porque nadie nos ha enseñado, porque nunca lo hemos hecho. Es una función atrofiada por no usarla. Nuestra triste historia está repleta de demostraciones de fuerza y abuso de poder. Los que tienen la sartén por el mango viven fascinados con la posibilidad de imponer su voluntad a sartenazos. Esto, además de anticristiano, es poco inteligente, porque no lleva a nada bueno.
    Tienes razón en criticar a los independentistas irracionales y fanáticos, pero también hay que criticar y mucho a quienes los han acorralado con similares actitudes irracionales y fanáticas, pero de signo opuesto. Aún diría más, como científico que eres, conoces el principio de acción y reacción. En política también funciona. El independentismo que ahora se ve es la reacción a muchos errores que ahora se quieren olvidar, algunos tan recientes como las insensatas actitudes del PP hacia Catalunya. Y por ese camino no se va a ningún lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *