Rafael Nieto Loaiza: ’La izquierda radical le apuesta al empobrecimiento’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Rafael Nieto Loaiza (@RafaNietoLoaiza), abogado, socioeconomista, analista político. Su columna es la más publicada en su país, Colombia. Ex viceministro de Justicia. Profesor universitario.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué pasa en Colombia? Parece que va para atrás en vez de ir hacia adelante

RNL: Colombia sufre, como muchos países en el mundo, una fuerte crisis económica resultado de los confinamientos que se decretaron para frenar la tasa de contagio del Covid19. Este año la economía caerá al menos un -5,5%, la peor cifra desde que tenemos estadísticas. El desempleo ha saltado del 10,5% con que empezamos el año a 19,8% a 30 de junio. Y se prevé que la pobreza saltará 15%, a pesar de los intensivos programas de ayudas y alivios gubernamentales. Sí, hay un retroceso en muchos de los avances económicos y sociales alcanzados en los últimos veinte años, dos décadas de crecimiento económico sostenido. El Covid 19 ha sido un desastre más allá de la crisis de salud pública que ha traído.

JMF: Pero ya antes del COVID Colombia era o parecía ser un campo de pruebas del Chavismo venezolano que quería desestabilizarla ¿no?

RNL: No hay duda de que Colombia está en la mira de La Habana y de Caracas. Desde Cuba exprimieron la vaca lechera de Venezuela hasta dejarla exhausta, famélica. Necesitan otro país al que exprimir. Además, hay un ánimo de retaliación: Colombia fue el gran bastión de contención en América Latina del avance del que se llamara socialismo del siglo XXI durante Chávez y hoy se llama progresismo. Vencerlo es un propósito de la izquierda radical desde entonces. No han cejado en su empeño.

JMF: Colombia y Chile, ¿dos países a destruir?

RNL: Dos países a conquistar. Y después de la conquista, a exprimir. Por supuesto, la consecuencia será la pauperización de sus sociedades. La izquierda radical le apuesta al empobrecimiento tanto en campaña como durante el gobierno. En campaña porque entre más pobres haya más posibilidades tiene su discurso de odio y resentimiento, de lucha de clases, de producir fruto. Después en el gobierno, la táctica es la misma: la pauperización. Entre más pobres hay, más control político y social tienen los gobiernos. Los pobres dependerán de los ayudas y subsidios que ellos controlan desde el aparato estatal. Y no tendrán alternativa porque desde el gobierno se va castigando al sector privado y lo van disminuyendo hasta hacerse casi inexistente. Los pobres solo pueden preocuparse por su supervivencia y su capacidad como sujetos políticos, su capacidad de deliberación y acción política disminuye sustantivamente.

JMF: Hablas de Colombia o España…

RNL: Hablo de lo que han hecho en América Latina. Venezuela es el ejemplo emblemático. El país más rico del continente, con las mayores reservas de petróleo del mundo, al que convirtieron hoy en el más pobre, junto con Haití. Devoran todo para ellos, para quienes están en el aparato estatal que, al final, son los únicos que no caen la pobreza. Pero los riesgos no son solo para los países latinoamericanos sino para cualquiera que caiga en las garras del “progresismo”.

JMF: Pero, ¿cómo ‘La Habana’ que está destrozada pude dedicar tato esfuerzo y medios a conquistar medio mundo?

RNL: Porque el aparato comunista cubano sabe que del éxito de esa empresa depende su supervivencia. La Habana lo entendió desde que perdió la financiación soviética, tras la caída del Muro de Berlín. Desde Cuba pusieron en marcha el Foro de Sao Paulo, en 1990. Ahora lo han renombrado, y lo expandieron a sus afines españoles, con el Grupo de Puebla, en el 2018. En ese esfuerzo lograron la conquista de Venezuela, en 1996. Como el expolio venezolano ya no deja nada, no quedan sino los huesos, necesitan una fuente alternativa de ingresos. La izquierda trabaja estratégicamente, con metas a mediano y largo plazo, y con una apuesta de penetración cultural que les permite más temprano que tarde recoger lo que siembran. La derecha, en cambio, es reactiva, está siempre a la defensiva, solo se concentra en la coyuntura y no ha entendido aún el valor fundamental de la lucha por la cultura. Es ahí, en los corazones y las mentes, donde al final se gana o se pierde el juego.

JMF: ¿Qué ocurre con Álvaro Uribe?

RNL: Uribe fue el dique de contención en Colombia y en América Latina al embate de la izquierda radical continental. Lo detestan y quieren venganza. Han decidido ir por él a cualquier costo. A ello se suma el afán político de todos aquellos a quienes Uribe ha derrotado una y otra vez en las elecciones, desde hace 20 años. Es la figura política dominante de los últimas dos décadas en Colombia. Como no han podido derrotarlo en las urnas, quieren sacarlo del juego a través de decisiones judiciales.

JMF: ¿Podrán con él? Tú estuviste en su gobierno ¿no?

RNL: Si, fui viceministro en el Ministerio de Interior y Justicia. Creo que ustedes llaman a ese cargo secretario de estado. He trabajado con él desde la creación del partido Centro Democrático, el de Uribe, y fui precandidato presidencial en las pasadas elecciones. Uribe es una batallador incansable, un guerrero, y monstruo político. Pero los ataques son incesantes y ahora se hacen desde la Corte Suprema, que tiene una pelea cazada con Uribe y el uribismo desde que funcionarios de su gobierno denunciaran vínculos de magistrados con un narcotraficante italiano que después fue extraditado a ese país. No son los únicos vínculos con la delincuencia de magistrados de esa Corte. Después se supo que varios de ellos vendían los contenidos de sus decisiones a cambio de dinero. A ese grupo se le llama el Cartel de la Toga. Involucra directa o indirectamente a cuatro ex presidentes de ese tribunal y a varios magistrados más. Sé que lo que digo puede ser inconcebible en Europa pero es una realidad que muestra el nivel.de corrupción que permeó la sala penal de la Corte. Pues bien, es ese tribunal el que hoy actúa contra Uribe, con claro sesgo político y ánimo de retaliación, y con groseras violaciones al debido proceso y los derechos y libertades más fundamentales del ex Presidente.

JMF: Y el Gobierno actual de Iván Duque, ¿mira hacia otro lado?

RNL: Duque ha dicho que cree en la inocencia de Uribe y que respeta las decisiones judiciales.

JMF: ¿Realmente hubo ‘Proceso de paz’ y solución del conflicto con las FARC?

RNL: No. Las Farc nunca dejaron totalmente. No entregaron todas las armas. Los frentes guerrilleros más vinculados con el narcotráfico y la minería ilegal nunca se desmovilizaron. Son las llamadas «disidencias». Tampoco lo hicieron las milicias urbanas de apoyo. Después, jefes muy importantes de esa organización guerrillera, incluyendo el segundo al mando y jefe del equipo negociador en Cuba, Iván Márquez, y otros comandantes muy importantes del ala más militar de las Farc, se devolvieron al monte. Están indudablemente vinculados al narcotráfico. Son los llamadas «reincidencias». Entre disidencias y reincidencias son varios miles de hombres. Además, el narcotráfico está más vivo que nunca por cuenta de los incentivos perversos al negocio que hay en ese acuerdo. Mientras tanto, las FFMM y la Policía están maniatadas y con menos presupuesto. Para rematar, el afán de Santos de firmar un acuerdo con las Farc antes de que se decidiera el nombre del premio Nobel del 2016 hizo que desconociera la voluntad popular de la mayoría que rechazó el acuerdo en el plebiscito de octubre de 2016. Santos y las Farc se inventaron ese plebiscito pensando que tendrían un apoyo incontestable. Pero perdieron y en lugar de respetar el resultado impusieron el acuerdo. Desde entonces la sociedad está altamente polarizada.

JMF: ¿Entonces tu valoración real es que fue el blanqueamiento de unos cuantos y el postureo de aquel gobierno?

RNL: Las FARC aprovecharon la infinita vanidad de Santos y consiguieron no solo que se violaran los principios fundamentales de la democracia y el estado de derecho sino que rompiera el principio de igualdad frente a la ley para conseguir impunidad para sus crímenes internacionales y beneficios económicos y políticos que no tienen los ciudadanos que nunca han delinquido. Inaceptable. Y además la semilla de nuevas violencias.

JMF: De aquellos polvos estos lodos….

RNL: Ya lo estamos viviendo. El conflicto armado está más vivo que nunca y estamos sumergidos en un mar de coca. Y mientras tanto, las Farc tiene un pie en la legalidad, tienen 10 curules regaladas en el Congreso, emisoras de radio y mejor financiación estatal a su partido que la de todos los demás, entre otros beneficios. Y una pata en el crimen con control del narcotráfico y retaguardia y apoyo logístico en Venezuela.

JMF: Otra vez parece que hables de España.

RNL: Lo dices tú, que conoces mejor la realidad de la Península.

JMF: Lo digo yo y muchos españoles. Gracias Rafael, no te quito más tiempo. Un abrazo y seguimos en contacto. Colombia importa mucho en España.

RNL: Y lo que ocurra en España importa mucho para Colombia y para América Latina. La deriva progresista es sumamente peligrosa para todos. Muchas gracias por el interés en estas reflexiones. Confío en que ayuden a una mejor comprensión de lo que ocurre por estas tierras. Abrazo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *