Rajoy sigue

rajoy

El tono distendido y el humor del mejor Rajoy, pretendió trasladar a los ciudadanos y a sus colegas de partido que está más que tranquilo, que tiene ganas, que el futuro será llevadero, que no nos va a dejar y que con él nos irá bien. Textualmente dijo: “Sí, sí. Yo quiero ser candidato. Y confíen en mí. Les irá bien”, añadiendo después: “Háganme caso”, y tema zanjado.

Evidentemente el mensaje dentro del PP cierra la cuestión. Solo hace falta ver cómo le miran y le preguntan, para darse cuenta que asienten sin chistar y le reverencian con la mirada. ¿Tanta admiración le tienen? No lo creo. La democracia en España es partidocracia y dentro de ella es cesarismo sin más. El que preside el PP es dueño de todo y de todos y sin su venia no puedes ni respirar: no vas en listas. Con el jefe a favor, hay presente y futuro; con él atravesado, solo queda pasado; así de simple.

No entiendo nada. El toñon electoral que por culpa de las políticas de Rajoy le espera al PP será de Guinness, los suyos lo saben pero… no tienen lo que hay que tener para enfrentarse. ¿Vale la pena seguir votando un proyecto así? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *