Razones sin razón

Sin caer en lo anecdótico del juicio a Mas y sus colaboradoras: que si llegaron tarde, que si iban acompañados para no perderse o por miedo o por escenificar que se juzga a una nación, que si das fiesta a los funcionarios te has pasado de frenada o que si hablas de juicio político no debes defenderte solo con sutilezas jurídicas, voy a intentar ir a cuestiones más de fondo.

No se juzga a estos personajes por dejar votar a los ciudadanos, se les juzga por incumplir una prohibición explicita del Tribunal Constitucional.

No es verdad que cuando la justicia siega un afán democrático no sea justicia, más bien podríamos decir que cuando la democracia incumple la ley no es democracia. Es curioso que cuando un juez tumba una orden ejecutiva de Trump todo sean alabanzas y cuando ocurre esto con un separatista todo sea fascismo.

No es excusa para no cumplir con la legalidad el no saber exactamente a que te expones. Lo importante es el hecho de actuar bien o mal, de cometer o no un delito, no la pena asociada a tal hecho. El bien es bien y el mal es mal conlleven o no cárcel.

Cuesta entender, para mi es imposible, que no se les juzgue por ‘malversación de caudales públicos’, el show con urnas costó lo que costó y lo pagó quien lo pagó y tampoco se entiende como dar día libre a los funcionarios públicos no sea tambien malversación; que sepa yo no son esclavos personales de un ejecutivo que hace y deshace a su antojo.

No entiendo nada. Hablan de evitar un choque de trenes a base de que su tren siga su curso, ¿pretenden que el tren del Estado pare, se salga de la vía o de, a toda velocidad, marcha atrás. ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Razones sin razón

  1. Yo no soy abogado, gracias a Dios. Tú tampoco y nunca sabrás bien de la que te has librado por ello. Sin embargo, dentro de mi ignorancia legal creo que tienes toda la razón, judicialmente hablando. Sin embargo, todo este asunto complejo de Catalunya no es judicial. O mejor dicho, es judicial y muchas cosas más. Sobre todo es un asunto político.
    En el mundo, como una de las consecuencias terribles del pecado original, hacen falta abogados, sin lugar a dudas. Pero más falta aún hacen los políticos, aunque esté de moda denostarlos. Yo en esto soy platónico. La política es la actividad más noble e importante para los ciudadanos. El PP ha insistido en no darle un tratamiento político sino jurídico. Y así hemos llegado a esto. Y el Tribunal Constitucional se ha metido en un huerto innecesario.
    Tal como yo lo veo, y te lo expliqué ayer, Mas va a salir ganando pase lo que pase y por mucho que me pese, porque está demasiado cerca de la corrupción como para que esté limpio. Cuando un problema se plantea mal la solución, si no es imposible, es muy enredada y compleja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *