Recorrido diario. Domingo, 21 de marzo: comando “bombero”.


No entiendo nada. Fruto del asesinato del gendarme francés por ETA, llegó el nerviosismo y, con él, los errores, que, en este caso, son mejor que la inactividad. El llamado comando bombero resultó falso. La Vanguardia nos cuenta el mea culpa de la Policía francesa y de Rubalcaba; El País nos sitúa a Hugo Chávez y su Venezuela como el gran balneario de los terroristas; y Gara, en su portada, nos da cuenta de las “nuevas” intenciones de ETA de seguir en lo mismo. Es destacable el mensaje del Papa acerca de los curas pedófilos cuando, sin ambages, afirma que no sólo deben responder ante Dios, sino también ante los jueces. Público nos presenta un análisis de las reformas financieras que, a raíz de la crisis y de la reunión del G-20 en Londres, todos los expertos y Gobiernos pronosticaban y que se han quedado, hoy por hoy, en agua de borrajas. Colea la Ley de Economía Sostenible, la previsible crisis de Gobierno y el lanzamiento político de Laporta. En deportes, la prensa madrileña y la barcelonesa vieron un arbitraje distinto. Mundo Deportivo, Sport y El Comercio hablan de robo arbitral, mientras que As y Marca aceptan una manita de santo. Todos coinciden en que el Madrid tiene más dinamita que buen juego.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *