Recorrido diario, Miércoles 5 de mayo: Batacazo bursátil.


No entiendo nada. Siguiendo la prensa me quedo con el titular de portada de La Gaceta: “La prensa internacional y los especuladores hunden a Zapatero”. Ya me gustaría, pero me temo que hunden a España que es bien distinto. La unanimidad de la prensa es casi total. El País, ABC, El Mundo, coinciden el destacar el castigo de los mercados, el matiz está en el motivo. Para El País son las dudas sobre nuestra economía, mientras que para ABC es nuestra credibilidad. Me cuesta entender que alguien dude de Telefónica, del BBV, del Santander, de Inditex de…, Sigo pensando como ayer: las dudas son sobre la capacidad de Zapatero de hacer algo, la falta de credibilidad es la del Presidente. La Razón abre con otra cuestión que refuerza la gravedad del problema: “Tercer aviso del Rey ante la gravedad de la crisis”. Yo que no creo que nuestro Rey sea un dechado de inteligencia y mucho menos un agudo analista económico, entiendo que es buen receptor de información y especialmente es muy buen profesional de su cargo. La bolsa se pegó el segundo batacazo más grande del año, cayóun 5,41%, que no esta nada mal. Y, a todo esto, “Cumbre en plena tormenta” como titula La Vanguardia que comenta que Zp y Rajoy se reúnen con la exigencia social de “ampliar la pobre agenda pactada, “. Pero, ¿es eso posible?. ¿Puede Rajoy apoyar medidas en las que no cree? ¿Esta dispuesto Zapatero a ser el Presidente del recorte?. No entiendo. Si ZP tuviera coraje para coger la economía por los cuernos, basta con presentar medidas en el Parlamento, para que el PP, CiU, el PNV le apoyaran: no tendrían más bemoles. Si ZP quiere solo ganar tiempo o hundirse acompañado. ¿Será tan tonto Rajoy y/o los demás para hundirse y hundirnos con él?.

Me acompaño de un extracto del editorial de El Periódico de Catalunya:

“¿Qué está sucediendo? ¿Es pura especulación o la situación real de la economía española es más grave de lo que el Gobierno admite? Hay datos, en efecto, muy preocupantes: la tasa de paro es superior al 20% –aunque en abril ha bajado por primera vez en ocho meses– y el déficit sigue disparado (11,2% el año pasado), pero la deuda pública sigue estando por debajo de la media europea.
Lo que está claro es que de esta situación no se va a salir con parches ni retrasando las reformas pendientes (mercado laboral, pensiones, fiscalidad, sistema financiero, etcétera), como está ocurriendo. De ahí la oportunidad de la cita de hoy en la Moncloa. Si Zapatero estuviera dispuesto de verdad a tomar medidas, por dolorosas que fueran, y Rajoy no se preocupara solo de no regalarle una foto a su rival y de esperar sentado a ver pasar el cadáver político de su enemigo, quizá la entrevista tendría un sentido y aportaría alguna solución que calmara los mercados.
En Portugal, el jefe del Gobierno y el de la oposición no han tenido ningún problema en salir juntos a defender la solidez de su economía. Aquí debería ocurrir otro tanto. Y de la entrevista debería salir un pacto sobre las reformas que necesita la economía. A Rajoy, en contra de lo que piensa, eso hasta podría beneficiarle electoralmente. Pero no somos ingenuos, por eso somos escépticos”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *