Reformar la Constitución

Hoy se constituye la Comisión sobre el modelo autonómico en el Congreso impulsada por el PSOE. El compromiso de esta comisión fue la condición impuesta por Pedro Sánchez para no dejar a Rajoy solo ante el peligro independentista y poder plantearse una acción conjunta.

Desde hace años se habla de la necesidad de reformar la Constitución si queremos que esta siga siendo duradera, pero también se ha hablado de lo arriesgado de abrir el melón, dado que difícilmente dos partidos en esta España coincidirán en las reformas concretas. El estilo Rajoy de no tocar nada, choca abiertamente con el de Sánchez de cambiarlo casi todo. Es verdad que nuestra Constitución acepta cualquier modificación y explicita concretamente como hacerla, pero es cierto que los mínimos tres quintos que se necesitan, hacen que, sin consenso, no haya cambio posible. Todavía es mas cierto que, fuera de repúblicas bananeras -regímenes de hecho totalitarios-, una constitución impuesta por una ideología, por mayoritaria que sea, en contra de las demás, es muy mala cosa y nadie apuesta por ello. En España, los artículos clave para ser modificados, exigen forzosamente un referéndum, después de disolver las Cortes y ser refrendado el nuevo texto por las nuevas. Las modificaciones menores pueden necesitar referéndum siempre que el 10% de los Diputados o de los Senadores lo exijan; ahora, con Podemos, cualquier modificación constitucional, dicho por ellos, pasará por esto y, si tocar la Constitución ya les costaba,  ni os imagináis el tembleque que tienen PP y PSOE de enfrentarse a un referéndum.

No entiendo nada ¿En qué pueden ponerse de acuerdo el PP y el PSOE, si su preocupación es solo electoral y nunca han estado dispuestos a jugársela por España? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *