Revalidas franquistas

_mndezdevigorecibe17757213_8d825704

Revisando la bibliografía de los mejores pedagogos del mundo, tampoco hay tantos, el concepto de ‘revalida franquista’ no aparece. Hay que ir a la prensa actual y, como no, a los diversos pasquines de convocatoria de huelga, para poder analizar este novedoso constructo. Hoy, en España, hay convocada una huelga, en el ámbito de la educación no universitaria, contra lo que se ha dado en llamar las revalidas franquistas.

Si abstraemos de la supina ignorancia de los convocantes el sentido profundo de sus quejas, entenderemos que la huelga es a la LOMCE, la llamada Ley Wert, que tuvo la osadía de suplir a la legislación española, socialista toda ella, que tenía condenado a nuestro sistema educativo al nivel de bazofia. Hasta ahora, y después del primer gobierno del PSOE, nadie había podido implementar una Ley de educación en España que, por mala o mediocre que fuera, nunca podría ser peor que la que hemos venido sufriendo desde entonces.

No se quieren las ‘revalidas’ y tampoco se quiere que los resultados de la llamada evaluación final de ‘Primaria’ pueda ser pública, para que así no podamos catalogar a los centros docentes. Queda claro que todo aquello que suponga esfuerzo y, sobre todo, que haga que alguien, sea alumno o centro, destaque a unos sobre otros ahora no toca.

No entiendo nada. ¿Quién convencido de su trabajo y de la eficacia de su proceder lo esconde? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Revalidas franquistas

  1. Yo pasé las reválidas franquistas. Me parece que tú también. No nos pasó nada, no hemos necesitado psicoterapia para superar el trauma. Sin embargo aquello era completamente inútil. Una vez que has demostrado con los correspondientes exámenes el conocimiento adquirido la revalidación no tiene sentido alguno, excepto poner filtros y trabas para eliminar estudiantes del sistema educativo.
    Meter la competitividad en los centros educativos no es una buena idea. El resultado es que las escuelas tratarán de deshacerse de los alumnos con dificultades, los que le bajan el ranking. Los niños con dislexia, dispraxia, déficit de atención, hiperactividad y cosas por el estilo, se convertirán en un estorbo y nadie se esforzará por ayudarles ya que no van a hacer ninguna aportación a la reputación del centro educativo.
    La ley Wert no tuvo en cuenta a los maestros. Es una ley perfectamente coherente con la mentalidad corrupta del PP. Si se quiere hacer un gran cambio en la educación hay que hacerlo de otra manera. Tú como educador lo sabes mejor que yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *