Sara Izquierdo: ’Más de 1.000 chequistas asesinaron a cerca de 3.000 personas’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Sara Izquierdo, Dra. en Geografía y Técnico Urbanista, trabajo como profesora de Geografía de la Universidad CEU San Pablo y coordinadora del Instituto CEU de Estudios Históricos.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: Has sido responsable de una investigación sobre ‘Checas en Madrid’, ¿en qué consistió?

SI: Bajo el título “Checas de Madrid” el Instituto CEU de Estudios Históricos realizó un proyecto de investigación financiado por el Ministerio de la Presidencia entre 2011 y 2012. Dicho proyecto contaba con Alfonso Bullón de Mendoza como investigador principal, formando yo parte de su equipo de investigación. Con objeto de divulgar los resultados más significativos de ese proyecto, en 2019 me encargué de montar la web checasdemadrid.com (también con el dominio checasdemadrid.es). Hecha esta aclaración sobre me implicación, y para responder a tu pregunta, lo primero sería explicar qué es una checa. El término “checa” procede de la Cheká, la primera policía política soviética creada en Rusia en 1917, la “Comisión extraordinaria panrusa para la supresión de la contrarrevolución y el espionaje”. En España, y siguiendo este modelo, las checas fueron centros facultados para realizar detenciones, requisas y asesinatos durante la Guerra Civil. Su actividad en Madrid comienza en julio de 1936 y, en muchos casos, se prolonga hasta noviembre de ese mismo año, continuando algunas de ellas su actividad bajo otras formas. En esos meses, más de 1.000 chequistas sembraron el terror en Madrid y asesinaron a cerca de 3.000 personas, triste balance que denota su importante papel en la represión frentepopulista. Dicho esto, nuestro trabajo se centra en el estudio de las checas, la identificación de sus víctimas mortales y de los chequistas.

JMF: ¿Cuándo aparecen las ‘checas’ y por qué?

SI: Las checas aparecen en Madrid y otras capitales en el verano de 1936. El período de mayor actividad de las checas transcurre entre la creación de las checas oficiales de Fomento y Bellas Artes a principios de agosto de 1936 y la formación de las Milicias de Vigilancia de Retaguardia a finales de septiembre del mismo año. La actividad continúa hasta noviembre de 1936. Están al servicio de la represión y el terror en Madrid durante los primeros meses de la Guerra Civil. Y esto fue así porque defender la República equivalía entonces a desencadenar la revolución, y la revolución presupone el terror.

JMF: ¿Quién fue el responsable de su creación?

SI: Las checas no tuvieron un responsable en exclusiva. Muchos grupos tuvieron checas en Madrid: los anarcosindicalistas 83, los comunistas 54, los socialistas 40, además de las que tenían sus respectivas milicias y ejército popular, las 12 de la Dirección General de Seguridad y otras más hasta sumar casi 350 checas.

JMF: Y todas se dedicaron a lo mismo: exterminar al no amigo…

SI: Sí, se dedicaban a hacer detenciones, interrogatorios, requisas y asesinatos.

JMF: ¿Siempre en el mismo sentido o también entre ellos?

SI: En principio, en el mismo sentido. Muchos porteros pusieron en el punto de mira a sus vecinos, por ejemplo acusándolos de ser de derechas, de ir a misa, etc. Al terminar la guerra fueron juzgados por ello.

JMF: En el otro bando pasaba lo mismo aunque con distinto nombre?

SI: No, no hubo nada similar en el otro bando.

JMF: ¿Quién era Agapito García Atadell?

SI: Agapito García Atadell fue el responsable de la checa situada en la antigua casa de los condes del Rincón, en el barrio de Salamanca, una de las que tuvo más víctimas, entre asesinatos y robos. Huyo de España con un importante botín con destino a Cuba, vía Francia, en el barco “Mexique”. Detenido en una escala en La Palma, fue condenado por rebelión militar y ejecutado en la prisión de Sevilla el 15 de julio de 1937.

JMF: Pero era tipógrafo y acabó jefe de las ‘milicias populares de investigación’ un policía al fin y al cabo ¿no?

SI: Agapito no formó parte la Policía, entendida como cuerpo de seguridad del Estado, sino de una fuerza paralela al margen de la ley. Con el comienzo de la guerra, la revolución se abrió paso mediante la formación de comités, el reparto de armas, la actuación conjunta de las milicias con las fuerzas de seguridad del Estado y el inicio del terror. El Gobierno renuncia a emplear los recursos a que le autorizaban la Constitución y la Ley de Orden Público, es decir, la declaración del estado de guerra y disposiciones anejas a esta situación. El funcionamiento de las checas resulta difícil de interpretar si se olvida la existencia en paralelo de un Gobierno y de un proceso revolucionario, así como la pugna entre los protagonistas de éste para determinar cuál de las fuerzas implicadas lograría imponer su hegemonía al resto. Los sectores del Frente Popular implicados en la revolución coincidían en la voluntad de exterminio de las personas y sectores sociales considerados un obstáculo para la nueva sociedad que se pretendía implantar. El Gobierno nunca demostró voluntad efectiva de hacerles respetar la ley, consciente de qué dependía de ellos para garantizar su propia supervivencia. De ahí el caos imperante en una retaguardia, donde cada grupo movilizó milicias, constituyó órganos de gobierno y administración, creó policías y tribunales y se dedicó a toda clase de ensayos económicos y sociales. Las checas comienzan estando al servicio de los más diversos grupos, coincidiendo su drástica reducción en número con la aproximación a Madrid de las tropas nacionales en noviembre de 1936, que es cuando Agapito huye de la ciudad con su mujer,  llevándose lo robado y con pasaportes falsos.

JMF: Agapito y su mujer, ¿fueron casos excepcionales o ahí cada uno buscaba su beneficio personal?

SI: El caso de la huida de Agapito es excepcional, empezando por la fecha (en noviembre de 1936) y por las razones que le llevan a salir de España. En octubre de 1936, Largo Caballero crea una retaguardia oficial con idea de terminar con las actividades incontroladas como la suya. El miedo también tuvo que pesar en su decisión: las tropas nacionales se aproximaban a Madrid, tras la caída el 28 de septiembre de Toledo, y si la ciudad seguía su ejemplo él era un claro candidato a ser fusilado. También están sus enfrentamientos con los comunistas, comprensible habida cuenta de su trayectoria (fue primero socialista, luego comunista y finalmente socialista) y que llega un momento en el que los comunistas quieren participar de sus robos y le acusan públicamente de contrarrevolucionario por salvar en embajadas a gente de la derecha. Realmente, estas “liberaciones” de Atadell, lejos de ser una muestra de flaqueza o benevolencia, solían deberse al pago de cantidades de dinero por parte de los allegados de las personas detenidas. Su plan de escape empieza a finales de septiembre. Detrás de la excepcionalidad que comentaba al principio está, además, que Agapito era un personaje conocido y poderoso, que salía en la prensa (en el Heraldo de Madrid, Informaciones, El Socialista o Política) y se codeaba con ministros, embajadores y magistrados; que ejerció una gran hipocresía y crueldad; que por su checa pasaron personas tan relevantes como Rosario Queipo de Llano; que las fuentes cifran lo robado por él y sus compinches en 4 millones de pesetas en metálico, joyas y objetos de arte; que las circunstancias de su huída y su final son dignos de un guion de película. La salida de Piedad, su mujer, acompañándolo no cabe ser considerada como exilio: huye de España con Agapito porque éste ve peligrar su actuación como chequista, su botín fruto del robo y la extorsión, así como su integridad física.

JMF: ¿Sabes cuando acabaron las ‘checas’ en Madrid?

SI: La actividad continúa hasta noviembre de 1936. ¿Qué marca esta fecha? La estabilización del frente nacional en Madrid. Ante la huida del Gobierno a Valencia, la situación queda en manos de la Junta de Defensa de Madrid, creada el 6 de noviembre bajo la presidencia del general Miaja y con el comunista Santiago Carrillo al frente de la consejería de Orden Público. Los miembros de las checas que se disuelven se trasladan a lugares de la retaguardia más seguros, siendo dedicados los edificios a otros usos y sufriendo los avatares del conflicto. Las checas que quedan se integran en el aparato policial.

JMF: ¿Las checas entonces acabaron dependiendo de Carrillo?

SI: No, no existía ninguna dependencia común de las checas de una persona o de un organismo.

JMF: ¿Cada una actuaba por cuenta propia?

SI: Sí. Al cartografiar su ubicación nos dimos cuenta de que no había ninguna estrategia, cada una se ubicó donde quiso o pudo, sin tener en cuenta la proximidad o no a otras checas.

JMF: Muchas gracias Sara, no te quito más tiempo. Un beso.

SI: Perfecto, te lo agradezco. Un beso.


1 comentario en “Sara Izquierdo: ’Más de 1.000 chequistas asesinaron a cerca de 3.000 personas’

  1. Muy interesante. Conviene divulgar estas cosas, para que las generaciones más jóvenes conozcan un poco más de la reciente historia de España.
    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *