Sin pudor


Manuel-Soria-ELVIRA-URQUIJO-EFE_EDIIMA20160411_0417_18

En plena marejada del intento de investidura, dónde todos se excusan frente a Rajoy de su falta real de decisión de desmarcarse de corruptos, aparece en la prensa el nombre del ex ministro Soria como el candidato seleccionada por España para cubrir un puesto, director ejecutivo, que se asigna a nuestro país en el banco Mundial.

Jose Manuel Soria fue, con Mariano Rajoy, el ministro de Industria, Energía y Turismo y presentó su dimisión al aparecer involucrado en los llamados ‘papeles de Panamá’  y dar unas explicaciones que iban cambia por horas a medida que caía en contradicciones.

Amén de la inoportunidad política del momento, resulta atrevida la propuesta ante la imagen de tibieza de Rajoy con sus casos de supuesta corrupción. El Gobierno alaga que el cargo no es político y que Soria es la repanocha, pero… Probablemente uno de los últimos bastiones de la moralidad sea el pudor: el que se enteren, el que te vean… ¡Hasta el pudor han perdido!

No entiendo nada. Al igual que Rita Barberá, José Manuel Soria, no está imputado en nada. ¿Van a proponer a Rita como Mujer del año con sueldo sin impuestos? ¿En qué cabeza cabe proponer a Soria para representar a España? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “Sin pudor

  1. De acuerdo con todo lo que dices. Y respondo a tu pregunta. Pues cabe en las cabezas del PP, con lo cual ya nos hacemos todos una idea más complete todavía de la clase de gente que ha gobernado la patria y la quiere seguir gobernando.
    Son personas que están convencidas de su posesión de la verdad suprema. No creen, aunque digan lo contrario, que la soberanía procede del pueblo. Una de las frases que más me ha impactado del reciente debate parlamentario fue esta: “Un verdadero líder no consulta a la gente sobre decisiones que la gente no conoce bien.” No es cita literal, pero el sentido es exacto. Es como si dijera “Yo hago lo que creo conveniente y la voluntad de la gente no me importa para otra cosa que para las elecciones. La gente no sabe y yo tengo que decidir por ellos.” Arrogancia, autoritarismo y desprecio a la gente. Esa es la esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *