Statu quo


pp-psoe-bipartidismo-interopinion

Parece evidente que la política institucional española ha vuelto sus cañones hacia Podemos. Ya no es solo un problema para la derecha o la izquierda, sino que empieza a ser un problema de todos; todos lo ven como enemigo que, como mínimo, puede echar al traste el buen entendimiento de fondo de los partidos del ‘duopolio’. Ahora toca, y a ello se han lanzado, que los partidos y, como no, sus terminales mediáticas, pongan al descubierto no solo las contradicciones del programa de ‘Podemos’ sino también los más que dudosos comportamientos de sus líderes.

Me vienen a la memoria los casos de Ruiz Mateos y Rumasa, Mario Conde y su Banesto y Jesús Gil y su afán de lanzarse a más ayuntamientos que Marbella. Los tres quisieron formar parte del establishment en su respectivo ámbito, los tres se enfrentaron a los políticos de carrera y los tres tenían los pies de barro y así les fue. La política en España solo te deja ser el lacayo de un grande para machacar al otro, pero que no te deja ni respirar si vas a por los dos. El statu quo no se toca.

Aquí lo que hace falta es savia nueva, ideas nuevas y, sobre todo, comportamientos nuevos, pero deben salir de lo que ya hay. El futuro del votante indignado, si quiere ser eficaz para regenerar la vida política, tiene que ser liderado por gente intachable y aun así, cuando supongan un verdadero peligro para la clase política establecida, les costará. La única reacción posible es la de los dos grandes cuando se vean acuciados por la necesidad de pactar con los partidos de nueva hornada, C’s y VOX fundamentalmente.

No entiendo nada. La existencia de ‘Podemos’ puede suponer un acicate para que PP y PSOE reaccionen y vuelvan a la normalidad y eso es bueno pero ¿vale la pena apostar por personajes que, según vamos descubriendo, distan mucho de lo que sería de desear en servidores públicos solo para que PP y PSOE rectifiquen? ¿No sería mejor apostar por C’s y VOX para que sean estos revulsivos? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *