Susana Aznar

susana_diaz_pedro_sanchez

Los rumores acerca de una adelanto electoral en Andalucía se han convertido en una batalla por el liderazgo del PSOE, evidenciando que Andalucía es lo de menos y que el auténtico fondo de la cuestión es heredar los despojos del partido de Zapatero antes de que desaparezca en manos de Podemos y gracias a no saber ni qué son ni a dónde van.

El liderazgo natural de Susana tiene los pies de barro si jamás se ha presentado como cabeza de cartel de unas elecciones, por mucho que goce ya de la admiración de sus conmilitones socialistas. Si además de catar urnas, gana; ya ni te cuento: habemus lideresa.

Susana podría ser la primera en ganar al PP de Rajoy en tiempos del terremoto Podemos y entonces tendría aún más la sartén por el mango. De San Telmo y por méritos propios a la Moncloa, a pesar de que debe mediar un milagro, es un salto posible en un cierto periodo de tiempo. Si ya en la situación actual, el mirlo blanco, Pedro Sánchez, no tiene nada y la mano derecha de los de los ERE, Susana Díaz, lo tiene todo; avalada por las urnas será imparable en el mundo socialista. A Sánchez solo le queda, cual testaferro político, recibir instrucciones y ser de lo más eficaz en obedecerlas, si quiere al menos conservar la Secretaria General del partido de Pablo Iglesias, el fundador del PSOE no el que conspira ahora con Zapatero a través de Bono.

No entiendo nada. Si Susana Díaz es capaz de ganar electoralmente el Gobierno de Andalucía. ¿Qué sentido tiene cambiar los oropeles de un cargo casi vitalicio, por la más que clara posibilidad de una derrota en las generales, aunque sea frente a un Rajoy en horas bajas? ¿Quizás el salto de Aznar, de Castilla y León a la oposición en Madrid, marca la pauta? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *