Susana también abdica

susana-diaz

Tengo claro que el diseño de la abdicación real se aceleró por la necesidad de Rubalcaba, fruto del desastre electoral, de dejar paso a un nuevo secretario general del PSOE. La previsión era que Rubalcaba estuviera los primeros días de Felipe VI y le heredara Susana Díaz para seguir asegurando un PSOE no monárquico pero si comprometido con el pacto de la transición. Cuando distintas federaciones socialistas reclamaron el referéndum enfrentándose a Rubalcaba, se rompió el diseño y Susana tuvo que salir al paso lanzando el mensaje de que la nueva secretaria general seguiría los compromisos del PSOE de siempre; eso hizo que los que querían optar a discutirle a Susana el liderazgo, ya fuera en el partido o presentándose a las primarias, se vieran lanzados a hacen profesión de fe explicita republicana y en eso están ahora, se ha quemado Susana al aceptar la continuidad y se han comprometido ellos con el republicanismo.

No entiendo nada. Si Susana Díaz tenía la sartén por el mango, ¿por qué se retira ahora? ¿Se borra solo porque al posicionarse sobre la abdicación se ha alejado de las bases y, sobre todo, del futuro socialista? ¿O intuye que el PSOE saldrá del congreso extraordinario siendo un partido ingobernable que quemará vivo a su líder? Al retirarse Susana, ¿cabe la opción de un Congreso socialista abierto a muchos candidatos y por tanto a la proclamación de un nuevo líder modelo ZP? ¿Aceptará la vieja guardia este experimento? El próximo secretario general socialista será marcadamente republicano, ¿implica esto que el nuevo PSOE, en caso de gobernar, pondría en jaque a nuestra monarquía? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *