Todo por el cargo


mas

Hace algo más de dos meses fueran los últimas elecciones autonómicas catalanas, y en mi tierra siguen sin formar nuevo gobierno. El adelanto electoral de catorce meses ya se ve que no venía urgido para gobernar Catalunya hacia una recuperación mejor, sino para aprovechar un momento político. Una vez más el que manda piensa más en él que en su gente.

No deja de ser curiosos que Mas, líder de la derecha nacionalista, no dudara en coaligarse con Oriol Junqueras, izquierda separatista, y otorgar la preeminencia de la cabeza de cartel a un hombre ligado a Izquierda Unida. Viva la coherencia política: la rancia derecha catalana se junta con lo que convenga.

Los resultados electorales, nuevo batacazo para Mas, hacen necesario el apoyo de las CUP, partidos separatistas antitodo, para poder investir a Mas otra vez Presidente. Dos meses después, el colectivo antisistema sigue rechazando a Mas como cabeza de gobierno y no se baja del burro.

No entiendo nada. Si bien Mas vende hasta su ‘alma’ política con tal de ser Presidente, parece que la CUP, dirigentes y bases, no comulgarán con ruedas de molino. ¿Pensaba Mas que la izquierda radical era como él, capaz de tragarse sin masticar todos sus principios? ¿Es más honesta, políticamente hablando, la CUP que Convergencia? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *