Tsunami

gomez sanchez

No sé si el mejor modelo es el del tsunami o con visualizar lo que pasa cuando uno tira una piedra en un estanque es suficiente. Desde fuera, e ignorando los porqués, lo único que se ve es que la aparición por la izquierda de Podemos, canalización política del cabreo social con la clase política, lejos de hacer reflexionar a los partidos en buscar en qué han fallado y confesarse con su propósito de enmienda y su penitencia en forma de cambio, están ayudando a derrumbar sus edificios por el tsunami con el personal dentro. No solo no han evacuado para salvarse en otro lugar y recomponerse del golpe, sino que se han empezado a liar a tortazo limpio mientras avanza la ola que promete acabar con todo.

¿Suicidio colectivo, pánico paralizante, estulticia en acción? Primero fue IU con el desplante de Tania Sánchez y ahora es el PSOE el que la monta enterrando toda capacidad de reacción frente a la aparición del vacío con contradicciones que supone el tinglado de Pablo Iglesias. ¿Vacío frente a vacíos? Igual simplemente es eso: dos castillos de naipes que se caen por un ligero soplo de aire que igual da que sea frío o caliente.

No entiendo nada. Pedro Sánchez acaba de torpedear toda aspiración electoral del PSOE. Si realmente el motivo es regenerar a costa de apartar a un secretario y candidato con sombras, ¿hará hoy lo mismo con el PSOE de Andalucía donde las sombras son nubarrones de ciclogénesis? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *