Un fallo lo tiene cualquiera


No entiendo nada. El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea señala que del 11% total de ayudas regionales del año pasado unos 2.600 millones de euros no deberían haberse pagado.

El comisario de Política Regional, Pawel Samecki, intuyendo nuestra cara de estupor, nos consuela afirmando que “cuando los errores dan lugar a pagos incorrectos, la comisión toma medidas para recuperar los fondos, incluso aunque esto lleve tiempo”.

El presidente del Tribunal de Cuentas también nos tranquiliza y, en el fondo, parece justificar los errores casi invitándonos a darles la enhorabuena, diciéndonos que han disminuido los porcentajes de error pues se ha mejorado la gestión del presupuesto.

Están tontos, saben de lo que estamos hablando, 2.600 millones equivocados que aunque se recuperen enteritos, lo cual dudo, como mínimo no habrán llegado a tiempo para aquello que fueron destinados -suponemos eran actuaciones necesarias-. ¿Acaso eran superfluas y por tanto, no ha pasado nada?

Recuerdo que con 2.600 millones de euros, es decir con más de 431.600 millones de pesetas, se podrían hacer muchas cosas. Es triste que se equivoquen, es triste que a nadie le pase nada, pero es mucho más sangrante que dé la sensación de que se quedan “tan anchos y tan campantes”. ¿Cuántos euros se han perdido en los últimos años?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *