UPyD


rosa-diez--644x362

Muchas son las necesidades de un partido político pero sin duda hay una que destaca: los votos. Lo que en el fútbol son los goles en la política son los votos. UPyD tiene un problema de los que en el deporte del gol se resuelve casi siempre, justa o injustamente, con la dimisión del entrenador. Es por eso que ayer, vistos los malos resultados en las elecciones andaluzas, se esperaba una reacción, probablemente con dimisión incluida, de la líder de UPyD Rosa Diez. Esta reacción no se produjo e inevitablemente ahora, ya empezó ayer, vamos a ver un goteo de bajas significativas habida cuenta de que el liderazgo de Rosa está herido de muerte. Muchos pensarán que la cuestión es: o Rosa o UPyD; probablemente, y de no producirse una catarsis inmediata, el dilema se resuelva con la desaparición de los dos del panorama político.

No me alegro nada. Rosa Díez con sus defectos ha sido capaz de crear un partido de la nada, ha sido capaz de aglutinar a personalidades muy destacables en la mediocridad de la política española, ha sido capaz de presentar un programa y ha sido capaz de ser consecuente con la defensa de este.

No entiendo nada. ¿Cómo es posible que una líder así pueda enrocarse hasta ver desaparecer todo su capital político? UPyD, no puede, no debe, acabar así: salvadla. ¿No sería necesario que, en vez de una desbandada y en atención de lo hecho, las cabezas de UPyD se dedicaran a dar una salida digna y no personalista al problema ahora planteado? ¿Alguien me lo explica?


5 pensamientos en “UPyD

  1. Rosa Diez estaba predestinada a dirigir al nuevo partido que se había fundado en 2006 en Barcelona llamado Ciudadanos (Ciutadans en Catalán). Durante todo el 2006, cuando aun era diputada del Parlamento Europeo, C’s la estuvo paseando de conferencias en charlas y discursos, por hoteles y centros culturales de toda Barcelona. Tendría que haber dimitido de diputada y haber ingresado en C’s por la puerta grande. Pero R10 es mucha Rosa y no se conformó con liderar el partido, si no que ambicionaba entrar y controlar también el partido. Quizá hubiese conseguido las dos cosas si hubiese seguido el guión, pero esperó al II Congreso de C’s para presentar un candidatura en la que no estuviese Rivera. Mientras fué “fichado clandestinamente digamos” a militantes de base, cargos y miembros de la Ejecutiva, los cuales empezaron a torpedear la labor de esta y sembrar el descontento en la militancia. Hay que tener en cuenta que esta ejecutiva era de alubión (le fué impuesta a Rivera en el I Congreso). Cuando llegó el II Congreso, el informe de gestión de Rivera fué rechazado con gran bronca. Rivera estaba fuera de toda opción de seguir, pues su cadidatura no tenía posibilidades de ganar. Pero la militancia, vimos que los componentes de la candidatura de Rosa eran los mismos que habían dado mal en la Ejecutiva anterior y llevado a su desprestigio. Esto unido de que su discurso de prresentación fué penoso, mientras el de Rivera fué brillantísimo, contra todo pronostico, ganó Rivera, pues muchos cambiamos el voto. Esperabamos que Rosa ingresara en C’s, Rivera la cortejaba, pero pasaba el tiempo y no dimitía. Pasado un año, fundó UPyD y empezaron a irse muchos militantes de C’s. Nos quedamos en C’s muy tristes y decepcionados. Incluso Antonio Robles (Ex diputado de C’s) se presentó en sus listas. Empezamos unos años penosos de mucho trabajo y pocos frutos. Meditando un poco, sacamos la conclusión de que nos la habán jugado. Habían mareado la perdiz, nos habían entretenido un año, fichado militantes de C’s y de paso la Rosa había consolidado la pensión europea , que es un pastón. Con todo eso, Rivera ha seguido intentando sumar fuerzas de las dos organizaciones, puesla militancia de los dos partidos seguíamos siendo muy afines y seguimos teniendo buena relación. Como se ha visto palpablemente ahora, ha sido imposible. Dos no bailan si uno no quiere.

  2. Con lo gordas que la hemos pasado en C’s y la situación actual, no puedo ser más que optiista. UPyD lo tiene mal si no inicia un proceso de acercamiento a C’s. Unas encuestas que he leido, vaticinan un descalabro en Valencia y Murcia similar a Andalucía, mientras a C’s le da sobre 14 escaños en cada comunidad. Y esto es un dominó, si no quieren unirse las directivas, ya vemos que la unión se está haciendo por las bases.

  3. Estoy completamente seguro que Andalucía solo fué el principio del fín. Ya la han abandonado varios dirigentes y esto será un goteo hasta su extinción.

  4. Si no hay una reacción inmediata y no personalista la gente, cuadros incluidos, irá a C’s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *