Vendió su alma

manifestacion-aborto--644x362

Ayer el Congreso de los Diputados inició el proceso de lo que se ha llamado ‘la reformita’ con una Proposición de Ley que pretente rectificar la famosa, por miserable,  Ley Aido. El PP de Rajoy, el mismo que se apuntaba con júbilo a todas las manifestaciones por el derecho a la vida en época de Zapatero, el mismo que se opuso frontalmente a la Ley Aido, el mismo que interpuso un recurso de anticonstitucionalidad a esa Ley, acaba -al solo modificar una migaja- de aceptar como propia la doctrina zapaterista sobre el aborto:   El aborto libre como derecho hasta las 14 semanas y el uso eugenésico del aborto hasta las 22 semanas y sin límite de plazo en algunas enfermedades. Al final, la díscola Celia Villalobos, ha sentado cátedra cuando afirmo que “no caben en mi partido personas que dicen no al aborto”.

No pienso volver a glosar por qué el aborto es sin más el asesinato de un humano indefenso, ya me cansa; bastará recordar que hasta los más acorrimos defensores de las leyes abortistas en su argumentación hablan de que ‘el aborto supone un drama’, ‘es un fracaso de nuestra Sociedad’ y llegan a afirmar que ‘nadie quiere el aborto’. ¡Vaya causa!.

No entiendo nada. Ayer tres diputados y cinco senadores del PP se han posicionado en contra de esta chapuza, ¿por qué dado que el PP de Rajoy vende su alma por cuatro votos al menos no ha dejado libertad de conciencia para que muchos diputados cobardes no tuvieran que vender la suya? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *