Verdad incómoda


Casi en simultáneo a la información sobre el bochornoso espectáculo del show del ganador en la Gala Drag Queen de las Palmas, Canarias, España, en el que una vez más el objeto de aplauso es burlarse de las creencias cristianas, la organización HazteOir pasea por España un autobús que se atreve a decir lo que está en todo libro de texto del mundo: Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Si naces hombre eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo. Estas cuatro frases que parecen tan de sentido común, amén de científicas, han sido descalificadas por muchos y a los responsables del autobús se les ha puesto de vuelta y media. La propia presidenta de la Comunidad de Madrid ha dicho que la campaña es “impresentable” y el ayuntamiento de la capital ha inmovilizado el autobús y habla de incitación al odio. Es curioso que para la blasfemia de Canarias, y para tantas otras, se pida respeto y se invoque la libertad de expresión por los mismos que quieren llevar a la fiscalía, por delito de odio, la verdad de HazteOir.

Sería triste que esta paradoja de aplaudir la mofa y condenar lo evidente, no fuera fruto del prejuicio ideológico, ni de algún complejo personal, ni un intento de justificar ciertos comportamientos o simplemente de llevar el ego al extremo de querer manipular la naturaleza, sino que se basara en la pura ignorancia de conocimientos científicos, tan claros como que el sexo viene marcado por unos cromosomas, que desarrollan una serie de características que afectan a todo el ser humano. Como todos los procesos vivos, no son máquinas, pueden verse modificados en cualquier momento desde la propia fecundación y, por tanto caben multitud de posibilidades, tan naturales como las demás pero no por ello menos excepcionales. El sexo es el que es, el género como concepto cultural quizás admita más opciones.

No entiendo nada. ¿Es tan difícil ungir la libertad de expresión usándola no para faltar a los demás sino solo para buscar la verdad y ser libres? ¿Alguien me lo explica?


2 pensamientos en “Verdad incómoda

  1. Mi Fe en Dios no queda ofendida por las payasadas carnavaleras. Me dan pena por lo que demuestran de poca sensatez y falta de inteligencia de sus autores, pero no creo que ofendan a Dios. Dios es mucho más grande que todas nuestras miserias. Sólo faltaría que un comportamiento tan estúpido pudiera afectar a la divinidad o a mi sensibilidad. Afortunadamente hemos superado esa fase en la que parece que otras religiones siguen estancados. Mostraría poco amor a Dios y ninguna comprensión del Evangelio quien se muestre ofendido y pidiera un castigo para esa idiotez.
    Lo de la propaganda contra los transexuales va en otra dirección. No es una payasada engranada en el lamentable contexto de excesos carnavaleros. Es un dardo directo contra los transexuales. Y eso no me parece una broma. Yo no tengo idea de las causas de la transexualidad. Parece que no es un tema tan simple como tener pene o vagina. Lo que finalmente sé es que los transexuales son personas y si deciden meterse en una transformación tan complicada como cambiar de sexo, que no es como cambiar el color del pelo, será por algo. Asumo que deben tener motivos graves que no soy quien para juzgarlos. Lo que me pide la Fe cristiana es respetarles y amarles como hijos de Dios que son. Dios es el único juez. También sé que es un conjunto de personas muy vulnerable. La tasa de suicidios entre los transexuales es muy superior a la media de cualquier sociedad. Esto solo nos da una idea de que su vida no es un camino de rosas y cachondeo. Como mínimo respeto y como máximo “amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
    Finalmente, me llama mucho la atención que estos defensores de la tradición católica se manifiesten por un asunto que a la mayoría de la gente nos preocupa muy poco. La cantidad de personas transexuales es mucho menor que la cantidad de personas viviendo en las calles, o sin poder atender sus necesidades básicas. Yo quisiera ver a estos ardientes protectores de las tradiciones en las calles defendiendo las causas que verdaderamente importan a la mayoría de la población y afectan gravemente a millones de hermanos nuestros. Ya está bien de manipular la religión para enfrentarnos a unos con otros. Jesús no vino a eso.

  2. Lo que dice la anterior escribiente , es precisamente lo que la Masoneria desea. ya sabemos que la Masoneria entro en España desde el minuto 1 a la expiracion del benefactor Francisco Franco,, que se instalaron cadenas provadas como tele cinco y otras con espectaculos masonicos, Y asi nos va, Vamos a ver lo que publicita el autobus 1) publicita una verdad 2) Su actuacion se enmarca dentro de la libertat de expresion. Publicita una verdad porque asi lo es, y cuando dice eso no menosprecia a los transexuales ni muchos menos, ,es como si dijeramos en un ejemplo matematico, 2+2=4 y 4 al cuadrado 16. y omitieramos la potencia, no por ello dejaria de existir esa aseveracion. Eso es lo que ha ocurrido aqui, Y es asi porque la ensalada de letras LGBTI oculta un magnifico negocio que da suculentos dividendos, por eso se han lanzado en tromba contra Trump porque la masoneria ve peligrar sus dominios, Los de Canarias es para llevar detenidos a los ideiologos de la escena y a los artistas por complices, Lo de la Fe de Dios muy bien pero noi olvidemos la cantidad de asesinatos en España de religiosos y no religios en el aciago periodo 1936 1939

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *