Violencia


estambul

Que sepamos, este fin de semana ha habido muertes por terrorismo en El Cairo y en Estambul. Digo que sepamos, por que habrá habido muchas más que pasan desapercibidas. Ahora, en el foco mediático está Siria, pero en África son muchos los países que tienen un goteo permanente de terrorismo y seguro que en otras partes del planeta igual. El que no sean portada de los medios occidentales, no quiere decir que no existan, quiere decir que nos importan todavía menos.

Desde tiempo inmemorial el recurso a la violencia es frecuente en la especie humana; el desarrollo, la educación principalmente, hace que no sea ya ni mucho menos el único recurso. Nuestros ancestros seguramente basaban su organización social en la ley del más fuerte, pero pronto la inteligencia fue sustituyendo a los bíceps, dado que el hombre es animal pero racional. El más bruto no podía contra el más inteligente.

¿Por qué pasados tantos siglos seguimos igual? Supongo que habrá cantidad de teorías para explicar el fenómeno y multitud de factores que afectan al uso de la violencia en unos seres en teoría tan evolucionados. Yo no despreciaría como factor básico de la violencia la existencia del mal y especialmente la perdida del sentido trascendental de la vida. Si nuestro intelecto controla a las vísceras, es más fácil recurrir al dialogo en vez de a los músculos; si nuestros instintos mandan sobre nuestra voluntad, difícilmente seremos más que bestias.

No entiendo nada. Vista la experiencia del hombre animal, ¿cómo no nos damos cuenta que sin un Ser Superior que nos ilumine, nos convertimos en fieras? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “Violencia

  1. La verdad es que no veo relación entre violencia e inteligencia. Parece que Stalin era muy inteligente y muy violento. Parece que Albert Einstein era muy inteligente y poco violento. También conocerás gente con poca inteligencia convencional y que tienen actitudes absolutamente diferentes ante la violencia. Tampoco le veo mucha relación a la violencia con creer en Dios. He conocido creyentes muy pacíficos y muy violentos. Más vale que no de nombres para no sembrar polémicas fuera de lugar.
    La existencia del mal me sirve como explicación. No hay que darle muchas vueltas y encima los evangelios nos dan referencias abundantes sobre la acción del maligno.
    Y vinculado a la acción del maligno viene la acumulación de poder. “Otra vez el diablo le… le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: todo esto te daré si postrándote me adoras”.
    Está bastante claro quién está detrás de todos esos poderes. Por eso es tan sabio dividir los poderes, que nadie los tenga todos, ni nominal ni factualmente. Por eso el poder corrompe. Por eso un gobierno con mucho poder es muy peligroso. No es cuestión de inteligencia. Es una tentación brutal la de acumular poder. Y lo lógico, lo inteligente, lo cristiano es minimizar el poder. Mientras los políticos quieren acumular poder, lo positivo es dejarles con apenas el poder imprescindible para que puedan actuar y necesiten dialogar, negociar y convencer. Pásale el dato a Mariano, aunque creo que ese ya no tiene arreglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *