Votar en legítima defensa

candidatos-justo-iniciar-debate_132496802_6752533_1706x960

Desde hace tiempo me borre del voto útil, de la papeleta del miedo y mucho más del sufragio del mal menor; me hice adicto del voto más barato. Votar al que me cobre menos, al que me salga más económico. Fíjense de que no hablo del que me pague más, un político jamás suelta su pasta, sino del que me esquilme menos. Ya sé que hay motivaciones más excelsas que la mía, de hecho me estoy reformando dándole peso al voto meditado y de conciencia, pero viendo a quien votar se me hace muy difícil elevar el listón de mi papeleta.

Visto el percal, ¿no será mejor volver a las mías y votar en legítima defensa? Votar, sí, por aquello de ser protagonista y no ausentarme cuando pretenden organizarme, joderme más bien, la vida. ¿Quizás votar en blanco? Si los votos en blanco sirvieran para dejar las poltronas del Congreso vacías, lo haría sin dudar, pero mi voto en blanco me lo roba alguien que se lo lleva sin mérito alguno. Votar a conciencia solo es posible si uno tiene consciencia y la usa, lo cual no es fácil; aunque también es verdad que este estilo elevado de voto, no excluye el analizar el matiz de la legitima defensa para ir excluyendo al que me agrede más y por tanto me supone mayor peligro.

Algunos me agreden porque quieren devolver a mi país a la edad media política; otros, casi todos,  porque llevan en su ADN legislar hasta los comportamientos en mi cama y en muchos casos quieren que les pague por ello sueldo de estrellas. Me agrede el que fuerza nuevas elecciones porque el resultado no le conviene. Tendré que defenderme de aquellos, todos, que recortan lo pactado conmigo o se lo gastan a manos llenas en cuestiones que no me solucionan un pimiento cuanto no en su propio mantenimiento. Huir, no puedo. Votaré.

No entiendo nada. ¿Merece mi voto aquel que, antes de ganar o perder, ya me habla de líneas rojas y de vetos? ¿Tan poco les importan los millones de ciudadanos que han votado a otros? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Votar en legítima defensa

  1. Tu voto te cuesta menos si te vas a vivir con los huaorani. No pagas escuelas para los pobres, ni hospitales para los muertos de hambre, no pagas jueces, ni diputados, ni pagas una estructura de asistencia a los necesitados, ni pagas por las infraestructuras. No pagas impuestos para nada. El cielo en la tierra.

    En el mundo civilizado, desde la Ilustracion, siguiendo el consejo de Adam Smith, los que tienen mas deben contribuir mas para mantener unas estructuras sociales complejas, en las que Libertad, Igualdad y Fraternidad no sean chorradas cursis sin contenido.

    Las lineas rojas y los vetos son especialidad del PP. Saben mucho de eso.
    Cuando el PP ha sacado casi el 30% y nadie quiere pactar con ellos, es porque los otros partidos, representan a los que no quieren saber nada con el PP, excepto C’s (hijos prodigos del PP) y suman mucho mas que 30%. Ademas saben que sus votantes nos les perdonarian nunca permitir gobernar al PP, excepto los votantes de C’s que son los hijos descarriados del PP. Creo que ya lo sabias y lo entendias, pero no estuvo de mas explicartelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *