Andalucía: laboratorio nacional

rajoy susana

Ha empezado la primera de las varias campañas a las que los españolitos seremos sometidos durante 2015. Haciendo un poco de historia, siempre va bien, las últimas elecciones andaluzas fueron el 25 de marzo de 2012 y las ganó el PP. A falta de cinco diputados para la mayoría absoluta el candidato del PSOE, José Antonio Griñán consiguió formar gobierno apoyado por IU. Por motivos más bien desconocidos pero no muy alejados de cuestiones judiciales, Griñán dimitió en plena legislatura y fue Susana Díaz la elegida para sustituirle al frente del mismo gobierno de coalición. A los pocos meses la emergente socialista decidió que IU no era un socio estable y ante el asombro de sus coaligados disolvió el parlamento y convocó elecciones. El PP que había ganado, castigó -es un decir- al candidato semitriunfador y lo cambió por un neófito que según parece empeorará con mucho los resultados obtenidos.

Solo Susana sabe por qué ha convocado elecciones, aunque a mí se me ocurren algunas razones que las hacen particularmente interesantes para ella. De esta macroencuesta real, ella obtendrá una radiografía política que le permitirá diseñar con menos riesgo su particular futuro: sabrá la fuerza real que tiene el PP de Rajoy, sabrá hasta dónde puede llegar Podemos, sabrá que futuro tiene Ciudadanos y sobre todo sabrá que capacidad tiene Susana para frenar el desplome del PSOE. Si hay pactos postelectorales, estos serán el ensayo de lo que pueda ocurrir en el futuro inmediato de España, ahí veremos si es posible un pacto PP y PSOE, para defender el estatus, o si el PSOE se atreve a gobernar con Podemos.

No entiendo nada. A raíz de las primeras elecciones de 2015, muy  pocos elucubran sobre la situación de Andalucía y el futuro que le espera; la gran lectura de estas elecciones–laboratorio en la tan olvidada Andalucía, es ver el comportamiento electoral de los españoles ante los nuevos partidos emergentes y los pactos postelectorales con su lectura política. ¿En tan poca estima tienen los líderes béticos a su Andalucía? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Andalucía: laboratorio nacional

  1. Como andaluz, residente y implicado, intentaré transmitirte el “sentir” de esta situación. Cierto es la primera, y por aquello del “efecto primacía” podría desencadenar una reposición de fuerzas a posteriores. Pero quiero matizar que cada pueblo tiene su estilo, y los datos de una población no me atrevo a extrapolarlo a otra, por muchos “correctores” que aplicara a los datos en sí. Somos ocho provincias, hay por tanto cierta dispersión “sociológica”, y a lo que voy, creo que los datos no serán transferibles de una a otra región. Pero volviendo, es la primera, y como cata, valdrá para ver el agarre de las nuevas ofertas políticas. el perfil diestro aparece representado por Vox, PP y Ciudadanos (versión libre a lo Esperanza Aguirre), cual Rosa Diez en su día en el PSOE. Y por el ala zurda el centrado y acomodado PSOE con una lider lastrada pero que aguanta, se desembarazo de IU, pero se verá de nuevo a tener que bailar más condicionada… ya que la segunda alternativa, Podemos, supone 1/3 de la fuerza de gobierno de “izquierdas”. Y IU, sale desalentada, Maíllo no reviste confianza, parece quedar como el “pagano” de la fiesta pasada… Los demás no adquieren significación ni para “bisagras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *