Así no


maestre-carmena-zapata-500

Es de suponer que el auge de las nuevas formaciones en España, Ciudadanos y Podemos, viene catalizado por la nefasta actuación de los partidos de siempre en su administración de los comportamientos corruptos. A pesar de los golpes de pecho públicos, cuando mediáticamente aparece un nuevo caso, ni PSOE ni PP, jamás han denunciado un caso propio, se han limitado a hacer leña mediática de los casos descubiertos por la prensa en la casa del oponente. La corrupción, si bien no es eliminable, es perfectamente denunciable, perseguible y sobre todo es perfectamente investigable y rechazable cuando se produce en las propias filas.

Ahora Madrid, el ‘Podemos’ que gobierna la capital de España, al igual que el resto de formaciones políticas y debido a la presión ciudadana, la corrupción ya es una de las preocupaciones importantes del ciudadano español, presentó un código ético para todos su cargos, que asumía un  “compromiso de renuncia o cese de todos los cargos ante la imputación por la judicatura de delitos…” relacionados con “corrupción, racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia, contra los Derechos Humanos y los derechos de los trabajadores”.  La realidad triste y vergonzosamente es que la alcaldesa de Madrid tiene ya una causa abierta por delitos contra los “trabajadores”, su portavoz está siendo juzgada por un delito contra un derecho humano y otro concejal está imputado por delitos contra las víctimas de ETA.

No entiendo nada. Según su propio código ético, ¿a qué esperan Carmena, Maestre y Zapata para irse a su casa? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *