Sánchez, licitud cero

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Si entendemos por legitimidad aquello que es conforme a las leyes y que, por ende, es lícito, diré que si bien de la legalidad del mandato de Pedro Sánchez, no me cabe ninguna duda, sí las tendré y grandes sobre su licitud. Sí, en cambio, entendemos legitimidad como la capacidad para realizar una función pública que implique ejercer el poder, mandar y ser obedecidos, la duda se me incrementa. Quizás, más que hablar de ilegitimidad, sería más correcto discutir sobre su licitud, en el sentido que dice la RAE de “aquello que es “Justo, permitido, según justicia y razón”.

Pedro Sánchez mandó a Rajoy a la caseta por “corrupto”, valiéndose de una la sentencia en el caso Gürtel, que cuestiona la credibilidad de su testimonio y acredita la existencia de una contabilidad paralela en su partido durante décadas, condenando al PP a “titulo lucrativo”. Si bien mi imagen del PP es casi ‘de banda’, la condena judicial es la que es, y basándose en ella no entiendo que, el partido de los ERE y condenado por financiación ilegal, Filesa Malesa y Time Export, se erija hipócritamente en el paradigma de la limpieza. ¿Licitud de inicio?  Más que dudosa. El compromiso de Sánchez de convocar elecciones ya, fue una mentira. Licitud de objetivo por tanto: falsa. Si añadimos que ahora mismo a los dos ministros dimitidos por presunta corrupción, se añade, no solo su propia duda curricular, sino las numerosas irregularidades de las que han sido acusados, de momento, cinco más de sus ministros: Delgado, Duque, Celaá, Calviño y ahora Borrell, ¿dónde está la regeneración prometida que le hizo, por higiene social, mandar a Rojoy, al PP, a paseo? Que nadie se engañe, Rajoy y el PP, serían lo que fueran, pero Pedro Sánchez y su gobierno rozan la ignominia.

No entiendo nada. No sé si Sánchez y su gobierno son trigo limpio pero, ¿los que no merecíamos a Rajoy, les merecemos a ellos? ¿Alguien me lo explica?

Odiar, ¿es delito?

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Al menos para mí, odiar es un sentimiento y los sentimientos no son delitos. Los sentimientos son estados de ánimo y forman parte del interior del ser; cuestión distinta es cuando, movidos por sentimientos, actuamos y entonces al ser nuestra actuación externa, si puede tener cargas delictivas y por ende penales. Odiar no es delito, de la misma manera que amar no lo es. Cuando hacemos algo por amor o por odio ya es otra cuestión, pero habrá que suponer que el delito está en lo que hacemos; el sentimiento que lo acompaña, como mucho, agravará o suavizará el acto realizado. Odiar para mí es un muy mal rollo y no se lo deseo a nadie, dicen los expertos que es un sentimiento de los más negativos y destructivos y que no trae nada bueno, pero no por odiar uno se ve obligado a actuar.

Delitos de odio serán, en todo caso, aquellos hechos delictivos que fomenten el odio, es decir, actos, no sentimientos. Estamos en época de tener la piel muy fina en lo referente a la ‘libertad de expresión, y esto es sano, pero hay limites y los límites no deben estar en los sentimientos que acompañan esta libertad, sino en los hechos que pretendemos amparar con ella. Si calumniar es delito, lo es, sea por amor o odio y si injuriar lo es, lo es acompañado por cualquier sentimiento. Nuestra Constitución y las leyes y códigos que la desarrollan, marcan suficientemente lo que es o no delito, no hace falta nada más. Amén de las disquisiciones jurídicas, hay una máxima de la sabiduría popular que, al menos a mi, me va de cine: “trata a los demás como querrías que te trataran a ti (en su forma positiva) o no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti (en su forma negativa).

No entiendo nada. ¿Cómo es que los más escrupulosos con la libertad de expresión son los más partidarios de reprimir los delitos de odio? ¿Alguien me lo explica?

Gibraltar, ¿patinazo?

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Una vez más alguien, sino todos, nos toman el pelo. Para unos, Pedro Sánchez, su esposa y todo el PSOE, España sale reforzada en su posición sobre Gibraltar con el tratado firmado ayer sobre el ‘Brexit’; para otros, de momento PP y Ciudadanos, nos han tomado el pelo.

Supongo que, una vez más, la realidad es “ni tanto, ni tan calvo” y se situará más bien en el punto medio. Sin dominar el tema, la sensación que tenemos los ciudadanos es la de que el gobierno de España, que tenía la sartén por el mango en el momento del Brexit para apretar las clavijas a la Pérfida Albión, una nación que se salta las resoluciones de la ONU es algo pérfida, se ha distraído con otras cosas, Franco a la cabeza, y nos la han dado con queso. En el último minuto, alguien alertó al doctorado presidente, que aprovechó para matizar el desastre y, de alguna manera, conseguir un ‘tiempo muerto’. Vergüenza me da una clase política que ni en esto sabe ponerse de acuerdo, uno por chuleta de ir por libre y los otros por ganas de pillarle meando fuera de tiesto.

No entiendo nada. Si cobran de España, ¿por qué no trabajan al unísono para defenderla? ¿Alguien me lo explica?

‘Procés’, verde y con asas

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Desde el planteamiento de Cándido Conde Pumpido, Fiscal General del Estado de Zapatero, sobre la conveniencia de que las ‘togas’ se manchen con el polvo del camino, en el sentido de que hay que adaptarse a la situación política, eufemismo brillante para sustituir ’el fin justifica los medios’, a nadie informado le extraña que los vientos políticos sigan marcando algunas actuaciones judiciales en aquellos temas en los que el gobierno de turno tiene especial interés político.

Cuando tu puesto depende de un político, le miras con buenos ojos y cuando tu puesto político depende de otros políticos, el polvo del camino se hace invisible. Sánchez depende, entre otros, de Iglesias, que “cabalga contradicciones” cuando le ‘peta’, el fin justifica para él siempre los medios, y de los protagonistas del intento de independencia catalana que piden ‘barra libre’. Primero fue el globosonda, más que prematuro, de Iceta sobre los indultos, después la nueva definición de ‘rebelión’ del doctorado Sánchez asociándola, sin excepción, al ‘ruido de sables’, más tarde el cambio de criterio de la abogacía del Estado que obvia definitivamente la rebelión en este caso y pronto vendrán ideas alucinantes. Verde y con asas: estos se acaban yendo casi casi de rositas.

No entiendo nada. ¿No será que casi siempre en el polvo del camino hay mucho estiércol? ¿Alguien me lo explica?

El escupitajo

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

No son tiempos de ‘escupideras’… las hubo y como todo los poderosos las tenían de lujo y los del pueblo usaban la calle. ¿Es el Congreso una escupidera? Hasta ahora no parecía que lo fuera, pero…  real o virtual, algo hubo.

De la sesión del Congreso de ayer no de menos es el affaire del ‘escupitajo’, que por cierto en la sesión en directo yo no vi, pero que entiendo que Borrel pueda interpretar que se lo han dado… Si suponemos que un diputado de ‘Esquerra’ escupió, lo único que inferiremos es lo primario de un personaje: escupir o mear, expulsión en ambos casos de líquidos biológicos no sexuales, es una acción nada loable y muy soez si se hace en público.

Llamar a alguien, en este caso a Borrell, “el ministro más indigno” es un escupitajo con meada en la pechera en toda regla y llamar ‘fascista’, amén de significar un grave desconocimiento de la historia y de la lengua, es un comportamiento más bien miserable. Del affaire del escupitajo, virtual o real, me quedo con tres impresiones: la altura de Ana Pastor, es presidenta de todos aunque no es nadie para borrar la historia, el comportamiento de Pedro Sánchez a lo ‘Pilatos’, y la bajura del nivel de algunas señorías cuyos comportamientos distan mucho del título democrático que se les atribuye. Por cierto las personas, por dignas, son respetables; sus ideas, opiniones y comportamientos no tienen porqué, los hay respetables y los hay deleznables.

No entiende nada. ¿Tan difícil es respetar a las personas y calificar, bien o mal, solo los comportamientos? ¿Alguien me lo explica?

Gran hermano político

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Mientras los distintos partidos se echan los trastos unos a otros por sus intentos de manosear a la justicia, juntitos, como miserable casta, de noche y a escondidas aprueban en el Senado un texto enmendado de la nueva ley de Protección de Datos (LOPD) que desarrolla en España el Reglamento General de Protección de Datos de la UE (RGPD). En tiempos tensos de insultos y escupitajos en el parlamento, han encontrado un objetivo común donde no valen izquierdas ni derechas, ni separatistas ni constitucionalistas, solo vale su interés de clase privilegiada y mandona para usarnos, sin amparo judicial y obviando nuestro consentimiento, como meros conejillos de indias de sus intereses electorales.

Con la nueva ley, totalitaria y liberticida, ellos, los partidos políticos, y solo ellos, podrán rastrear datos personales y opiniones políticas a su antojo para hacer perfiles ideológicos y mandarnos propaganda electoral a través de cualquier medio de comunicación directa, véase whatsapps y demás. Bendicen al ‘gran hermano político’ al tiempo que van de protectores del derecho a la intimidad y la libertad del consumidor frente a tácticas publicitarias de cualquier otro que no sean ellos.

No entiendo nada. Ante tal comportamiento totalitario y liberticida, ¿qué podemos hacer los ciudadanos? ¿Alguien me lo explica?

Desatinos ‘interruptus’

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Empiezo a encontrar utilidad a eso de ser crítico con la política imperante y, sobre todo, con los políticos que, como castigo, nos ha tocado sufrir. Si hasta ahora simplemente era el compromiso intelectual de revolcarme de placer en la independencia, últimamente, no será por mí pero poco importa, mis denuncias son eficaces. Escribí hace nada de ‘dependencia judicial’ escandalizado por el cambalache jurídico en el CGPJ y se ha ido al traste, reclamé a favor de ‘JUSAPOL: equiparación ya’ y el parlamento, a pesar de la postura inicial, aceptó la ‘iniciativa legislativa popular’. Me asombré de la condena a los coches de toda la vida, ‘adiós coches’ y ya lo están matizando. Alerté sobre ‘el Brexit y Gibraltar’ y parece que Borrell se ha despertado de golpe y, por último, me indigné con la ‘cobardía’ que suponía retirar al ejército del Salón de la Enseñanza de Barcelona, ‘Ejército, autoridades cobardes’,y han rectificado.

No soy tan imbécil para pensar que mi voz se escucha pero si estoy contento por ver que coincido, a pesar de ser un verso suelto, con miles de ciudadanos que ven los mismo desmanes que yo y que la suma de tanta protesta empieza a causar estragos y consigue ‘desatinos interruptus’ en una clase gobernante que no tiene fondo.

No entiendo nada. Si protestar mueve políticos, ¿por qué no gritamos más ciudadanos y más alto? ¿Alguien me lo explica?

Ejército, autoridades cobardes

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

El hecho es que este año, rompiendo una lógica tradición desde el 2011 dado que el ‘ejército’ es una importante salida profesional en España, el ministerio de defensa ha retirado la presencia de las Fuerzas Armadas del Salón de la Enseñanza de Barcelona. Esto se quedaría en una idiotez más, de un gobierno cada día más anti España, sino fuera por el recuerdo del desplante de la alcaldesa barcelonesa allá por el año 2016 cuando espetó a los oficiales del stand militar que la saludaron, “ya sabes que nosotros preferimos como ayuntamiento que no haya presencia militar en el salón, pero simplemente porque hay que separar los espacios”, ni siquiera la ‘valiente’ alcaldesa se atrevió a decir los motivos reales de su grima.

Cambio de gobierno y cambio de situación, la antidesahuciadora alcaldesa que desalojó el orden y la razón de Barcelona para instaurar el desastre, ahora ‘lanza’, con la complicidad del gobierno, al ejército del salón. ¿Cobardía? Sin duda, no solo de la edil que busca excusas de ‘espacio’, sino del gobierno que, una vez más, cede y no se atreve a defender nada que huela a España. Para un ejecutivo para el que ir a Alsasua a apoyar a la Guardia Civil, es provocar, llevar a los militares al salón de la enseñanza, supongo que debe ser ocupación militar protofascista.

No entiendo nada. ¿Merece nuestro ejército unas autoridades que se avergüenzan de ellos? ¿Alguien me lo explica?

FP y trabajo

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

No deja de ser paradójico que la ‘enseñanza’ siga siendo un tema de debate en nuestro siglo dado la pobreza de resultados a pesar de la gran inversión que supone. Probablemente desde los años sesenta y a pesar de los cambios legislativos y del gasto público dedicado, solo hemos ganado en universalizar la instrucción, loable conquista, pero a costa de devaluarla. Lo que muchos llaman la ‘generación más formada’ es solo la ‘generación más titulada’, con  contenidos casi vacíos y vamos dramáticamente a peor. La titulitis, virus dañino del que no se libran ni nuestros políticos, corroe incluso la universidad: Sin un titulo superior no eres nada y sin un master eres del montón. 

El objetivo de la enseñanza básica debe ser moldear nuestro cerebro para que funcione, el antiguo ‘rodaje’ de los motores de un coche. La enseñanza media ya es otra cosa y ahí debe empezar una especialización gradual dado que ni todos somos iguales ni a todos nos gusta lo mismo. Si de lo que se trata es de ir formando para el trabajo, lo normal sería adecuar los estudios a la realidad laboral y eso es especialmente difícil sin tener en cuenta al mundo empresarial y por tanto amén de los conocimientos básicos universales, leer, escribir, razonar y aritmetizar bien, hay que ir introduciendo las necesidades de cada oficio y asi el futuro médico necesitará muchos conocimientos científicos y el futuro industrial muchos conocimientos técnicos. Es conocido que la Formación Profesional, en España, no está bien vista y es un hecho que la mayoría de trabajos van justo en esa línea. Las previsiones son que entre hoy y el año 2030, los nuevos puestos de trabajo que se creen en España requerirán un 65% de profesionales con cualificaciones medias, los de la FP de grado medio, y un 35% con FP de grado superior y titulados universitarios. ¿Qué habrá que cursar si queremos trabajar?

No entiendo nada. Si lo que se necesita es más técnicos en oficios y tenemos un paro juvenil alucinante, ¿a qué esperan para fomentar la FP? ¿Alguien me lo explica?

El Brexit y Gibraltar

El Brexit sigue adelante y eso supone que, al dejar el Reino Unido de ser parte de la UE, la colonia de Gibraltar también queda fuera de la Unión. Eso sitúa a España, que sí lo seguirá siendo, en una posición muy distinta a la anterior. Deberíamos conseguir que la reivindicación sobre Gibraltar ya no fuera solo española sino también de la UE, no olvidemos las resoluciones de la ONU sobre el proceso de descolonización, la ocupación ilegal del Istmo donde se ubica el aeropuerto y el establecimiento y ampliación de las aguas territoriales del Peñón. De momento parece que la UE otorga cierto derecho de veto a España que debe negociar en nombre de la Unión sobre la cuestión particular Gibraltar. Hay quien equipara el problema de la frontera entre las dos Irlandas y la cuestión de la frontera gibraltareña, nada que comparar. Allí son dos países soberanos, uno de la UE y otro no, aqui es la Unión frente a una colonia ocupada.

Por lo que parece de momento, quizás ya es definitivo, la cosa quedará en la creación de un “comité coordinador” que velara por asuntos como: tabaco, pesca, medioambiente, transparencia fiscal y protección de intereses financieros de ambas partes y así concreta que España y el Reino Unido deberán establecer un “sistema de cooperación administrativa para luchar contra el fraude, el contrabando y el lavado de dinero y que resuelva los conflictos fiscales”. Si eso forma parte de una estrategia para convencer a los gibraltareños de la conveniencia de su integración en España, haciéndola atractiva, vamos lentos pero bien; si eso es aceptar una vez más la situación de hecho de un Gibraltar británico habremos hecho el imbécil.

No entiendo nada. Si Gibraltar es Español, ¿no es ahora el momento de que nuestro gobierno se ponga serio? ¿Alguien me lo explica?