Bueno, pero nunca más

Siempre me ha asombrado de los gobiernos de Rajoy que muchas de las grandes medidas aplicadas en política económica, han venido precedidas, por parte de sus ministros, de justificaciones del estilo: no no gustan, son contrarias a nuestro programa, ahora la situación de España las hace necesarias, sin ellas habría rescate, en cuando podamos las revertiremos…

Es evidente que estos argumentos juntos, hacen aguas. Si son necesarias por la situación de España, ¿como pueden ser contrarias a las presentadas en su programa? Si no les gustan y sin ellas habría habido rescate, ¿en que país pensaban cuando diseñaron las medidas para cuando ganarán? ¿No es posible creer que bajando impuestos se recauda más, porque se acelera la economía y subirlos para mejorar la situación económica?

Ayer Montoro, sin duda uno de los artífices de que nuestra macroeconomía manifieste signos claros de crecimiento, justificó la amnistía fiscal, que el Tribunal Constitucional ha condenado, mientras proponía consensuar una ley para prohibirlas de aquí en adelante. Si como opina la oposición, el Tribunal condena el hecho de una amnistía además de la manera de aprobarla, no hace falta ninguna ley pues el Tribunal ya ha dejado claro que no son constitucionales. Si como dice el Gobierno, el revolcón judicial solo se refiere al sistema de decreto ley por el que se aprobó y, por tanto, la amnistía tal y como justifica el gobierno fue necesaria y buena para el país, ¿para qué puñetas prohibirlas? Una vez más lo que hace el gobierno en materia económica, necesita demasiadas explicaciones para ser bueno.

No entiendo nada. Este gobierno ganó las elecciones por contraste con lo que hizo el PSOE de Zapatero: subir impuestos y subir el gasto público para combatir una crisis tardíamente reconocida. ¿Cómo puede el PP de Rajoy sacar pecho por hacer casi lo mismo? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *