Déficit cero


Merkel

La noticia es cuanto menos excepcional. Alemania ha alcanzado ya el déficit cero en el año 2014. Lo previsto es que lo hubiera hecho en el año que acabamos de empezar pero ha conseguido adelantarlo un año gracias a más ingresos fiscales, sus empresas han vendido más, y a la disminución del gasto, han bajado los intereses: Enhorabuena.

Es bueno recordar que después de que Alemania se autoimpusiera por Ley este objetivo, España, en septiembre de 2011 y bajo el gobierno de Zapatero, logró consensuar con el PP un cambio Constitucional en este sentido al que ahora el PSOE pone multitud de peros y anhela modificar.

¿Es bueno el déficit cero? A mí que me cuentan, yo que sé. Perece que para Alemania si, dado que lo han celebrado como un gran logro. Parece que para España, que se endeudaba día a día lo que no está escrito, también era objetivo deseable pues los dos grandes lo acordaron en tiempo casi cero.

Sin ser economista, y como siempre partiendo de lo doméstico, pienso que no deber nada a nadie es como mínimo tranquilizador; y que gastar solo lo que uno tiene da gran seguridad y aleja mucho el peligro de úlcera de nuestra salud. Dicho esto, la imposibilidad de pedir un crédito para gastar más que lo que te posibilitan tus ingresos, capa la posibilidad de cualquier salto hacia adelante. ¿Cómo se responde a una enfermedad? ¿Cómo inviertes, para gastar sin tener, en una idea brillante o en una máquina para que tu trabajo sea más productivo?

No entiendo nada. Gastar sin ton ni son es una animalada y no endeudarse jamás corroe cualquier iniciativa. Qué es más peligroso para los pobres ciudadanos contribuyentes, ¿qué el gobierno pueda tirar de créditos para mejorar nuestra vida o que los poderes públicos no puedan endeudarse para gastar en idioteces para comprar nuestros votos? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “Déficit cero

  1. El problema del déficit es que los créditos se han de devolver con intereses. O sea, que si un producto vale 5 sin financiar, valdrá 6 con financiación.
    Si has presupuestado un Obra por 5 millones y has acabado el año con déficit, a esos 5 millones habrá que sumarle la parte correspondiente a los intereses, un reajuste presupuestario que traería de cabeza a cualquier Controller que pretenda cuadrar las cuentas.

    No, el défcit NUNCA es bueno. Financiarse nunca es bueno… es un recurso casi obligado en una Economía tan competitiva y con una publicidad tan bien estudiada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *