España en almoneda


rajoy-sanchez

Muy pocas veces el PSOE y el PP se han puesto de acuerdo sobre el modelo de España. En contadas ocasiones han sido capaces de supeditar sus intereses partidistas al bien nacional y así nos va. El Pacto constitucional pudo ser una de ellas aunque, con el necesario afán de que estuvieran todos, dejó demasiadas puertas abiertas a ruptura de la unidad de España. Pronto se vio que no todos querían lo mismo y, si bien unos buscaban una España en la que cupieran todos, otros buscaban una España de la que pudieran prescindir. Tras el 23 de febrero PP y PSOE alcanzan el primer, y hasta ahora único, intento serio de frenar al independentismo con la LOAPA. Fue el TC el que echó al traste la eficacia de esta Ley, aunque quedó claro que, cuando ambos se conjuran, el separatismo se queda sin alas.

Después de este intento, el PP y el PSOE, con tal de superar al contrario, han aceptado el acuerdo con el separatismo siempre que les ha convenido, jugando sin duda con España no como un bien a guardar sino como una mercancía a poner en almoneda. No se puede pedir al separatismo que se tome más en serio la unidad española de lo que se la toman los grandes partidos nacionales. Parece que ahora PP y PSOE están de acuerdo en marcar líneas rojas con la nueva Ley de Seguridad Nacional que está en plena tramitación parlamentaria.

No entiendo nada. A falta de pedagogía y estrategia para integrar a todos en un proyecto de España, ¿no será del todo necesario que PP y PSOE dejen claro que no venden nuestra unidad por su primacía partidaria? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “España en almoneda

  1. Los partidos mayoritarios tienen que hacer guardar la Constitución y reiterar a Mas y Junqueras el artículo 2 preliminar de la Constitución sobre la indisoluble unidad de la Nación española, es en la que se fundamenta firmada y refrendada, que si quieren jugar lo hagan al monopoly que falta les hace entretenerse. Que mareo con el 27S y dentro de 18 meses, habrá dos partos 9+9 y un pimiento, si no hay sarcasmo, como que no se traga tanta tontería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *