Fin de fiesta, inicio de baile

En España se acabó la fiesta y en Cataluña ha empezado el baile, que por mor de la crisis forzosamente será funerario. Casi en simultáneo a la polución nocturna de los resultados de las elecciones catalanas con el batacazo histórico del PSOE en su versión catalana, Zapatero tuvo un sueño: nos íbamos al carajo. Este sueño, inducido o no –poco importa– le hizo, improvisando una vez más, decretar el fin del cachondeo en el gasto y la búsqueda desenfrenada de euros debajo de las piedras. Según su capacidad –mermada, seguro, para interpretar los sueños– tendrá consecuencias eficaces o será uno más de la larga serie de pesadillas que le irán asolando y de las que, no tengan ninguna duda, saldremos todos, a corto plazo, malparados.
Mientras tanto, en Cataluña, unos caras largas y otros caras sonrientes. Esta vez sí, ha habido perdedores y ganadores, nadie lo ha discutido. Perdieron el PSC-PSOE, ERC e ICV –curiosamente los que gobernaban, el famoso tripartito otrora alabado y ahora vilipendiado– y ganaron con claridad CiU y el hasta ahora repudiado PPC. Noche de resaca, desayuno generoso y calmado y empezó la fiesta luctuosa. Para los perdedores la fiesta puede acabar en batalla campal. Para los ganadores, de momento, paz y amor.
El PPC (Alicia) anda acicalándose, poniéndose hermosa. Quiere limpiar de su rostro la huella de los años y de su mala vida pasada para así poder encontrarse cómoda y deseable frente al conquistador. CiU (Artur Mas) –en capilla– se muestra tranquilo y dicharachero, humilde, para conseguir la presidencia del Parlament y una investidura lo más calurosa y barata posible.
En ERC las aguas bajan muy revueltas, Carod-Rovira y los demás apestados quieren simplemente arrasar el tenderete, mandarlos a galeras y empezar de nuevo. Y en el PSC, después de digerir lo indigerible y ante el sálvese quien pueda, los sufridos grumetes achican agua con ahínco y sin parar de soñar con mantener su poder municipal, que es mucho, y aconsejan calma, calma tensa, hasta después de las elecciones municipales. El partido se debate entre hacer limpieza y desmontillar su estructura, o esperar para ver quién sale vivo y vencedor en la siguiente batalla, y entonces no solo harán limpieza ideológica, sino también generacional, harán limpieza a fondo. Los nuevos capitanes serán los victoriosos jóvenes alcaldes, tropa leal, sin duda, para una joven ex ministra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *