Hoy puede ser un gran día


Hoy son las elecciones en Cataluña y miles de electores van a depositar su voto para que todo vaya a mejor. Probablemente, cientos de miles de catalanes, incluso algún millón, no van a depositar nada en la urna, o porque creen que gane quien gane dará igual, o porque, simplemente, no quieren dar su apoyo a ningún representante de lo que para ellos es la casta política, les sobran todos. Sabemos de antemano quién va a ganar este partido –CiU– y quién lo va a perder –PSC, entre otros–, pero no olvidemos que hay una opción peor: que lo perdamos todos.
España, la nación común de todos, catalanes y no catalanes, se encuentra en un momento crucial, al borde del precipicio y, en cambio, parece que el Gobierno esté empeñado en que avancemos y nos despeñemos por el barranco.  En el día de hoy me han venido a la mente dos títulos de canciones: Qué pasará mañana de José Luis Perales y Hoy puede ser un gran día de Joan Manuel Serrat, las dos me encantan, pero la de Perales es muy romanticona y no está el horno para bollos… No me veo rapsodiando ante la que cae y la que está por caer y, además, Serrat cuadra más con mi tierra. Es por ello que la del catalán me servirá de falsilla para comentar el momento. “Hoy puede ser un gran día / plantéatelo así / aprovecharlo o que pase de largo / depende en parte de ti”.  Actuar en conciencia votando o no, a unos o a otros –o a nadie, puede y debe ser un gran acto. El cantautor también tiene su parrafito para los que, por voluntad popular, pierdan, y los que, por la misma voluntad, resulten vencedores: “Si la rutina te aplasta / dile que ya basta de mediocridad. / Hoy puede ser un gran día / date una oportunidad”.

Todos, vencedores y vencidos, deberían aprovechar el borrón y cuenta nueva para reflexionar algo y actuar mucho, desempolvar la rutina y desembarazarse de la mediocridad y, si realmente lo que les importa son las personas, ponerse manos a la obra dejándose de garambainas, tirando del carro, de Cataluña hoy y de España mañana; yendo por delante con el ejemplo de lo que siempre ha sido un signo de catalanidad: trabajo bien hecho, trabajo bien hecho, trabajo bien hecho. Acabo la canción con Serrat: “Pelea por lo que quieres / y no desesperes / si algo no anda bien. / Hoy puede ser un gran día… / y mañana también. / Duro con él”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *