Juicios mediáticos


4d8bfbcde17f94fdaf73eda64e9da15bEl hecho es que Bárcenas ha vuelto a la primera línea de la actualidad jurídica y esta vez acompañado por su esposa. Ya tardaba. Ha entrado a declarar y ha salido hacia la cárcel: prisión incondicional.

Es evidente que el nivel de tolerancia de la sociedad está llegando al límite. Los ciudadanos tenemos la sensación de que el ámbito político es un nido de corruptos y de que lo que conocemos no es más que la parte visible del iceberg. Los ciudadanos tenemos la percepción de que la propia legislación está pensada para favorecer cuando no proteger al político corrupto tenga el carné que tenga. Los ciudadanos tenemos el convencimiento de que la corrupción contribuye a la ruina económica de España y que las deudas las pagamos entre todos.

Hasta aquí soy ciudadano: veo mucho político pringado, noto grandes resistencias a delatarse entre ellos y pago con mis euros también sus desaguisados, pero esto no obsta para que no acabe de entender si con estas últimas prisiones preventivas incondicionales estamos aplicando la ley del código penal o la del tumulto de la plaza pública. Cuidadito, la prisión está para lo que está, la experiencia de la prisión como ayuda a hacer memoria y a cantar por peteneras me parece muy poco loable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *