Me dice Samuel Vázquez, presidente de ‘Una Policía para el S.XXI’


Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

En estos días de cólera algunos están descubriendo lo que otros llevamos años denunciando, que el 80% de nuestro modelo policial está destinado a proteger  a las estructuras de poder y no a los ciudadanos. Si queremos que esto cambie, tenemos que revertir todo el modelo para que deje de priorizar la perspectiva política sobre la profesional, y no insultar policías de a pie en Núñez de Balboa.

El fin noble de cambiar las cosas, es el viaje en el que me embarqué, tiempo ha, con la asociación que presido, Una Policía para el S.XXI; pero mi máxima para conducirme en la vida: La ética no se negocia, me impide tratar de llegar al objetivo con atajos o pervertir la travesía con mentiras, como la de que la policía propone para sanción a ciudadanos por llevar una bandera de España, por muy repetida y goebbeliana que sea esa mentira, o apoyar linchamientos con videos cortados y “abogaos” de baratillo y otras técnicas de propaganda como las falsas dualidades. 

Eso llevamos años sufriéndolo los policías, bien es cierto que por parte de quienes siempre nos han querido mal, algunos de los cuales hoy son ministros.

Centrarnos en los árboles y no en el bosque, es el escenario ideal para un ministro que pretende desviar la atención de su responsabilidad criminal con cualquier cosa, no me encontrarán ahí.

Lo que hay que cambiar tiene poco que ver con la actuación de un policía operativo, y mucho con el cambio en los procesos de liderazgo que acabe con los jefes sumisos escogidos desde el poder y de paso a líderes por meritocracia que no deban nada a nadie, por cambiar todo el modelo operativo para dejar atrás el modelo de gestión actual que abandona a los ciudadanos, convirtiéndolos en meros números en un proceso de cadena de montaje que se sostiene en dos pilares: estadísticas y propaganda, y que cada día deshumaniza más nuestra profesión; y por último, un cambio en el modelo territorial que debe venir de la mano de un cambio en el modelo de país. 

Que me llamen para discutir de lo que importa, todo lo que está pasando hoy, ya lo anunciamos hace años y también propusimos soluciones, pero hasta ahora nadie ha querido cambiar las cosas… y las cosas no se cambian insultando a policías de la calle.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *