Nadar y guardar la ropa

8e4d849020912a8b2cf169a7d5fca59d

Vuelven las alertas sobre nuestra situación económica, ‘las raíces vigorosas’ de Rajoy pueden convertirse en un puro espejismo. Este tercer trimestre nuestra economía ha mostrado más signos de debilidad que de progreso. Nuestro entorno próximo se ha estancado, la UE frenó su débil crecimiento y nuestras exportaciones, lógicamente, han menguado. Si el sector exterior tira menos, ¿suplirá nuestro consumo interno? No. El Banco de España alertó ayer de un frenazo en la demanda privada interna, menos inversión y menos consumo, no gastamos porque no tenemos un euro.

¿Qué ha fallado? Doctores sabrán… Yo solo sé que España sigue siendo un camión algo viejo que pretende competir en un circuito contra prototipos de carreras. Ellos cubren un buen motor con chasis muy ligeros, nosotros presumimos de un motorcito apañado y una carrocería llena de pesados adornos y parafernalias de todo tipo. Ellos vuelan y nosotros, maldito peso, nos arrastramos por el asfalto con gran esfuerzo. Seguimos con un Estado, viejo y pesado camión, elefantiásico que no sirve para esos tiempos modernos. Nuestros gobernantes han pretendido nadar (sacarnos de la crisis) y guardar la ropa (no reducir su tinglado ni recortar privilegios); a base de exprimir a la clase media, el supercamión no acelera.

No entiendo nada. ¿Tan difícil es aplicar las recomendaciones, que ellos mismos han dado al sector privado, a lo público? Si a nuestras empresas el reducir gastos y tamaño las ha llevado a ser competitivas, ¿a qué esperan para adelgazar el Estado y con el ahorro llenar, o dejar de vaciar, nuestros bolsillos? ¿Lo harán obligados cuando ya sea imposible remontar el vuelo? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *