Redes sociales: la nueva inquisición


You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Supongo que, quien más quien menos, tiene experiencia en las redes sociales más conocidas, de ‘sanciones’ que no se acaban de entender. Parece que una puta máquina bajo el tinglado aséptico y sobre todo arresponsable de ‘algoritnos’ ha decidido que tú te has pasado. Una vez más la represión no tiene padre, tiene máquina sin más. ¿Se acuerdan de ‘Bruselas’ o ‘Europa’ que es la que nos obligaba a joder al personal? Quién coño era… ‘chi lo sa…’.

Mi historia en las redes es bien significativa, aprendo a palos… Puse una foto de cristianos quemados en un iglesia africana, no duró un minuto, bajo la excusa de imagen ‘no sé qué’ o pornográfica, desapareció, y mira que hay pornografía en esa red. Otras veces el castigo ha sido, como es ahora, por subir mi blog, es público (noenteindonada.es), según el tema tratado. Desde hace años subo mi contenido diario a una serie de grupos de tal inquisitorial red, cuela casi siempre excepto según el tema que toques, lo ‘políticamente incorrecto’ no les gusta nada; entonces o bien te dicen que es ‘spam’ o simplemente, como ahora, te inquisitan una semana por sus bemoles. Si, según cuentan los historiadores, la inquisición actuaba habitualmente vía delación, la inquisición internáutica se basa en algo peor: la delación anónima. La diferencia, no menor, es que el ‘santo oficio’ original tenía juicio e incluso sentencia, la de estos inquisidores monopolistas cobardemente se esconde en la matemática y, cuando pides explicación, su educada y democrática respuesta es el silencio.

No entiendo nada. Estoy hablando de redes sociales muy conocidas, ¿te han censurado en alguna? ¿alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *