Rocío Monasterio (@monasterioR) @vox_es: “Lo que negamos es la ideología de género, por ser anticientífica y falaz”


Conversación tranquila de @jmfrancas con Rocío Monasterio (@monasterioR). Presidente VOX MadridT

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber,Tuitter: @jmfrancas, Web: http://sinpostureo.com

JMF: ¿Qué problema tiene VOX con la violencia hacia las mujeres?

Rocío Monasterio: VOX, tiene una propuesta para intentar mejorar un problema social como es el de la violencia. La violencia contra el más débil, puede ser una mujer, un niño, una niña…un señor mayor..etc. VOX tiene interés en aportar una Ley intrafamiliar, más eficaz, más justa y que proteja mejor a las víctimas. El problema lo tienen quienes por estar adoctrinados en la ideología de género, o tener miedo a ser juzgados por el feminismo supremacista, se niegan a debatir para llegar a una legislación mejor.

JMF: Pero se os acusa de negar la ‘violencia de género’ entendida como violencia contra las mujeres.

Rocío Monasterio: Lo que negamos es la ideología de género, por ser anticientífica y falaz, por eso denunciamos toda legislación basada en esa ideología. No creemos que se tenga que legislar discriminando a los españoles por su sexo, raza o religión. El que es violento, maltratador, ya sea hombre o mujer actúa contra el débil que tiene cerca, muchas veces mujeres; sí, estos maltratadores tienen que ser castigados con penas más duras y que se cumplan.

JMF: ¿Hay datos reales de esta violencia?

Rocío Monasterio: Se dan los datos oficiales de violencia contra las mujeres cuando el agresor es un hombre, no se publican los datos oficiales de violencia contra hombres, ni datos de violencia cuando agresor y víctima son mujeres. Tampoco se da relación de esta violencia con alcoholismo, salud mental y drogadicción. Creemos que se deberían dar los datos completos de violencia en el ámbito intrafamiliar, no entendemos qué interés hay en no darlos. Si queremos acabar con la violencia tenemos que hacer todo lo posible por estudiar todos los casos y sus causas.

JMF: ¿Se habla de 0,01 o así de denuncias falsas? ¿Es verdad eso?

Rocío Monasterio: Del total de denuncias de VG desde que se aprobó la ley que suman un millón doscientas mil aproximadamente, sólo se contabilizan como falsas las que llegando hasta el final del procedimiento no resultan condenatorias. En el 2017 se presentaron en España 166.620 denuncias por violencia de género. Solo acabaron en juicio 49.165, un 30%. Hubo 100.000 hombres que fueron acusados sin que se demostraran indicios de culpabilidad, esto nos debería hacer pensar que quizás de esas 100000 denuncias no condenatorias alguna de ellas puede que no sea real, qué en algunos casos puede que se este utilizando la ley de forma instrumental, por ejemplo para presionar y conseguir custodia de lo hijos en casos de divorcio. Esto además perjudica gravemente a las verdaderas víctimas, restando recursos y atención, dilatando tiempos judiciales y no lo debemos tolerar.

JMF: ¿Tiene alguna ventaja hacer una denuncia falsa?

Rocío Monasterio: La ley andaluza por ejemplo contempla que sin denuncia judicial, sólo con informe de un asistente social que tome testimonio puedes ser considerada denunciante por VG , desde que denuncias tienes acceso a ayudas sociales, prioridad en acceso a vivienda y en formación. Sí, si tiene ventajas.

JMF: Y estas ventajas podrían llevar al abuso… ¿cómo evitarlo?

Rocío Monasterio: Tiene que existir una condena a quien denuncie falsamente. Además hay que evitar que se utilice de forma instrumental la ley en procesos de divorcio para presionar y conseguir la custodia de los hijos, esto se podría reducir instaurando por defecto la custodia compartida. Además se tienen que mejorar los protocolos policiales para detectar y reflejar todas las circunstancias que rodean al denunciante. Hay que conseguir un sistema judicial dotado de más recursos que permita la tramitación rápida de los procedimientos, con expertos suficientes en la materia, no puede dejarse la decisión en manos de un asistente social sin los medios suficientes ni la formación profesional para ello. Se me ocurren muchas medidas más pero forman parte de una Ley completa que no viene al caso desgranar en una breve entrevista…

JMF: Exactamente,  ¿qué exigís en Andalucía para ayudar a quitar al PSOE del Gobierno?

Rocío Monasterio: Lo primero y fundamental sentarnos en una mesa a hablar. Nuestro programa incluye  muchos aspectos que quien pretende llegar al gobierno andaluz deberá escuchar y valorar, que se abra una negociación transparente que trate, entre otros temas, el problema de la inmigración ilegal, el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos, la fiscalización de las subvenciones, la reducción de impuestos y del gasto político, la devolución de competencias y la supresión de las leyes ideológicas liberticidas entre otras cosas. Esa negociación, como es también lógico, deberá incluir a los dos partidos que van a desempeñar responsabilidades de gobierno. Pues es con ellos con quién debe llegarse al acuerdo que facilite el cambio. Un acuerdo detallado, por escrito, público y transparente.

JMF: Y si como parece a Ciudadanos le da repelús siquiera sentarse con vosotros, ¿qué haréis?

Rocío Monasterio: Pues si no se sientan con quienes tienen que darle los votos condenarán a los andaluces a nuevas elecciones. Una pena que por el sectarismo de Cs se bloquee la posibilidad un pacto para acabar con el socialismo en Andalucía, sus votantes además no entienden cómo se pueden sentar con los comunistas de Podemos y no con VOX.

JMF: Ellos dirán que es culpa vuestra… que ya han pactado con el PP.

Rocío Monasterio: Yo creo que la mayoría de los españoles entienden que no es mucho pedir sentarse a hablar, parece algo básico en nuestra democracia. Ellos luego pueden decir lo que quieran, tendrán que elegir entre el veto o los votos.

JMF: Gracias Rocío, veremos qué eligen. Feliz año.

Rocío Monasterio: Gracias a tí.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *