Taxi versus VTC

Josep Maria Francàs Porti (twitter: @jmfrancas, You tube: (https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber )

Si no recuerdo mal, primero fue la industria audiovisual la que topó con el nuevo mundo digital; la llamada piratería les ahogaba. Empresas de la era digital, proponían portales donde permitan a los usuarios intercambiar música y cine, sin mas coste que Internet, y ellas vivían de la publicidad que atraía el hecho de ser lugares con trafico altísimo, con multitud de usuarios. Las protestas de esta industria, llevaron a la intervención del poder público algo a la desesperada, se empezó a legislar y a cobrar tasas preventivas sobre los soportes que permitían esta piratería; todo un conjunto de despropósitos para ir contra los avances tecnológicos con formulas de tiempos pretéritos preinternet. Al final, grandes empresas de distribución de contenidos, han conseguido cambiar el paradigma de negocio y los que se adapten a los nuevos tiempos sobrevivirán.

Ahora, es la industria del transporte urbano la que esta en tensión. Al mundo del taxi, recordemos que opera bajo licencia, le han salido multitud de competidores: coches de alquiler por trayectos, licencias de VTC (alquiler de coches con conductor) y ciudadanos que comparten trayectos. Frente a ellos y ante el desconcierto de los poderes públicos el taxi de siempre está perdiendo la batalla. Después de hipotecarse con licencias a precios de oro, otros sin estos gastos, están compitiendo por los mismos clientes. La vida suele ir por delante de la ley y no todo el mundo se conforma con vivir sin innovar nada. Desde hace mucho se sabe que la competencia es sana y que al cliente es bueno no tenerlo cautivo sino ganárselo, día a día, mejorando el servicio. Los nuevos servicios se basan en calidad precio y realmente, en ambos estándares, había margen de mejora. Si como dice la ley son negocios distintos tendrán que ser distintos, es injusto si de hecho son el mismo que licencia, tasas e impuestos sean  tan distintos.

No entiendo nada. ¿No será hora de plantearse que las concesiones y licencias lo complican todo y que un mercado libre, con una legislación adecuada, es el mejor ecosistema para el buen negocio? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *