Un recorrido diario: lunes 22 de febrero


“Ladran, luego cabalgamos”. Si les suena la máxima entenderán que, a pesar de que nos falten al respeto, hagamos mención del reportaje que nos ha dedicado El País. Yo siempre pensé que lo honesto era ser lo que pareces y no camuflarse ni avergonzarse de lo que uno piensa y es. Ya se ve que algunos no lo valoran así, les gusta dar el pego y a eso se dedican, además de descalificar a los que piensan distinto. Ellos sabrán, nosotros conocemos mejores comportamientos: llamarle al pan pan y al vino vino. Por cierto, gracias por el reconocimiento, ponerles tan nerviosos con tan pocos medios llena de orgullo al medio por excelencia de Intereconomía: las personas que trabajan en ella. Libertad digital recoge la exclusiva de LA GACETA acerca del intento de los escoltas de Garzón de librar a su hijo de un problemilla. Recogemos también el artículo publicado en La Vanguardia por los ministros de Exteriores de España y Francia acerca del Estado palestino. La ración de pesimismo nacional nos la traslada Público. Ronaldo fue la estrella, el Barça de basket también y el Rey supo estar y aguantar a los que, por no saber comportarse, se autoexcluyen de la convivencia democrática.

Quiero destacar de la prensa de hoy:

La Vanguardia. José Antich.  Deporte y política: “Como ya sucedió en la última final de la Copa del Rey de fútbol celebrada en Valencia, en los prolegómenos del partido se produjeron abucheos al himno español y algunos gritos contra los Reyes, que presidían el encuentro. Ese será para muchos medios de Madrid, siempre tan exagerados y atribulados por la derrota del Madrid, la noticia del encuentro. Vale la pena, sin embargo, no olvidar que desde el lejano 2001, en Málaga, los Reyes no acudían a una final y que esta tuvo lugar ayer felizmente en el País Vasco. Eso es lo sustantivo; lo otro forma parte de la anécdota. Desagradable, pero secundario”.

No entiendo nada. Que sepa el Sr.Antich, que al menos hay uno que vive y trabaja en Madrid y se alegra sobremanera de que el Barça ganara la final con muchísima autoridad. Pero, lo cortés no quita lo valiente, esto según él secundario: los abucheos al Rey y  los gritos contra los Reyes, no son nada secundarios para los que los profirieron y es noticia aunque sea muy mala.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *