Me dice Hildemaro Ferrer (@hildemaroferrer), venezolano y político


Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

Someternos a la pobreza, a la miseria y a la servidumbre

Mi reflexión histórica: Debemos enseñar a la gente que es necesario desaprender lo mal aprendido hasta ahora durante más de 200 años en toda Iberoamérica desde la revolución francesa, pasando por las de Mexico de 1911, la de Córdoba, Argentina, de 1918 de los estudiantes universitarios, la creación del Apra en Perú de 1924, la de Juan Domingo Perón de 1936, también en Argentina, la revolución de octubre de 1945 en Venezuela, a través de la enseñanza formal, y formarse autodidácticamente para escudriñar, investigar y analizar con enseñanza propia a través de otros historiadores, filósofos y economistas austriacos de pensamiento abiertos liberales y conservadores de leyes derivadas de nuestro Dios Padre y Todopoderoso, y no marxistas, dada la desviación mal intencionada en su mayoría para hacer ver las enseñanzas judeo-cristianas como permisivas, por sus conceptos mal sanos, con el propósito y so pretexto de mantenernos incursos en el socialismo, con prácticas relativistas, progresistas, de justicia social, de colectivismos, ambientalismo, y toda esa basura del humanismo perverso, con el enamoramiento y seducción como los mantras publicitarios de su propaganda basada en la mentira, de que todos los hombres somos iguales; y así de esa manera someternos, pero hacia bajo: a la pobreza, a la miseria y a la servidumbre; mientras que los únicos que progresan son los pertenecientes a su nomenclatura del poder que gozan del privilegio de hacerse de las riquezas de las naciones por medio de la economía planificada, y estatista dada su corrupción al llenarse de dineros públicos estos politiqueros de oficio con nepotismo y descaro al mal administrar el impuesto de manera arbitraria y no usarlos en la que se debe hacer de verdad, como lo es la seguridad, la sana justicia y la contratación de infraestructura pública, pero solo la necesaria; con derechos fundamentales como: el derecho a la vida, a las libertades y a las propiedades como inalienables para la protección y seguridad del ciudadano que solo se obtiene a través de un estado pequeño, neutral. Lamentablemente en Venezuela, como en todo Iberoamérica, los politiqueros de oficio pretenden como bandera vender la era del pre chavismo para seguir defendiendo su marca “el socialismo”, es por ello que se debe desenmascarar a estos bastardos de turno porque el socialismo en cualquiera de sus status: comunismo, nazismo, fascismo, colectivismo, nacionalismo, ambientalismo, progresismo, social democracia, social cristianismo, es una pandemia intelectual de arrogantes y prepotentes hombres de izquierda, que conduce al individuo a la servidumbre y esclavitud de todos; ejemplos sobran: caso Nicaragua con el sandinismo que volvió después de instaurarse la social democracia de Violeta Chamorro y los otros dos que la sustituyeron, para darle con más fuerza entrada de nuevo al sandinismo de  Daniel Ortega, o el más reciente de la presidente de Bolivia hoy presa política en condiciones lamentables que ha intentado hasta suicidarse, con la vuelta al poder del partido del innombrable Evo Morales, o la recurrente historia de Argentina con el peronismo, el keinerismo desde 1936, cuando iniciaron las crisis de esa nación y abolieron la tercera constitución mejor redactada de este continente por Juan Bautista Alberdi que le siguió a la de 1811 de Venezuela redactada por Juan German Roscio y que la detuvieron en 1812 hasta hoy; de allí la crisis espantosa de los venezolanos, hoy de ambulante por el mundo en su mayoría como zombies. Espero que las naciones de Chile y de Brasil no caigan en las garras tenebrosas y lacerantes del comunismo de Allende y/o del siglo XXI de Lula da Silva. De seguir ocurriendo estos perversos ciclos nos debe quedar claro que  hemos arado sobre el mar. Y lo más triste es que se ha extendido a España y Portugal penínsulas Ibero americanas. 

Hildemaro Ferrer (@hildemaroferrer), representante por Venezuela del Foro Liberal de América Latina y perteneciente al Movimiento político Rumbo Propio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *