Roberto Muñoz Bolaños respondiéndome sobre política e historia


Conversación tranquila de @jmfrancas con Roberto Muñoz Bolaños (@RobertoMuozBol2), doctor en Historia Contemporánea y profesor de las Universidades Camilo Jose Cela, Francisco de Vitoria y del Instituto Universitario General Gutierrez Mellado (UNED).

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: Los españoles, ¿sabemos historia contemporánea?

R.M.B.: No con el nivel que seria necesario para comprender el mundo en el que vivimos.

JMF: Y, ¿nuestros políticos?

R.M.B: La formación histórica no ha sido una característica de los políticos españoles, salvo excepciones como Cánovas del Castillo o Sánchez Albornoz. En general, y mas particularmente en la derecha, la élite política ha sido extraída del alto funcionariado del Estado, o en el caso de la izquierda, se ha formado en el interior de los partidos. Este desconocimiento de la Historia ha tenido muy graves repercusiones en la actividad de los políticos, pues les ha impedido entender determinadas dinámicas como el nacionalismo o el terrorismo.

JMF: Pues no paran de hablar de ella…

R.M.B: Sí, pero lo hacen desde el desconocimiento y muchas veces mediante tesis e ideas que han conocido a través de diferentes canales y no mediante la lectura directa de las obras donde se contienen. Aunque siempre hay excepciones y existen políticos cultos y formados.

JMF: ¿Qué deberían estudiar para combatir el terrorismo?

R.M.B: En el caso de ETA, la clave durante el periodo entre 1976 y 1980 estuvo en que el Gobierno de la UCD, especialmente Suarez y Martín Villa, entendieron que se trataba de una organización que combatió el franquismo y que desaparecería cuando se estableciera la democracia en España y se dotase de un Estatuto de Autonomía al País Vasco. Esa era una visión de ETA que no se ajustaba a la realidad, pues nunca combatió a la dictadura por ser una dictadura sino por ser el régimen que existía en España -su enemigo- y su aspiración no era la autonomía, sino la independencia. El resultado fue que entre 1976 y 1980, ETA mato a mas de 200 personas. Solo a partir de esa fecha comenzó a comprenderse que era el fenómeno ETA y se puso en marcha una política antiterrorista que tras muchos sacrificios, permitió su derrota. En relación con el terrorismo islamista, existe en Occidente, salvo excepciones puntuales, una mala conciencia en relación con la integración de emigrantes de países islámicos, que lleva al absurdo de pensar que la culpabilidad de sus ataques es nuestra. Un ejemplo: el republicanismo francés siempre ha sido laico e incluso fue muy agresivo contra la Iglesia Católica, especialmente durante los primeros años de la III República, prohibiendo las manifestaciones cristianas en las escuelas y edificios públicos. Esa política fue especialmente favorecida por la izquierda. Sin embargo, recientemente un grupo de feministas de izquierda, ideología que siempre había sido contraria a las manifestaciones cristianas en lugares públicos, apoyo a un grupo de musulmanas para que se bañasen con burkini. No era un acto de terrorismo, pero el burkini es un símbolo de sumisión de la mujer, precisamente lo que siempre ha denunciado el feminismo. Y sin embargo, como muestra de su gran desconocimiento histórico, lo apoyaban. No entienden que el terrorismo islámico solo es un instrumento para imponer un modelo de sociedad, no un fin en sí mismo. Y en ese modelo de sociedad, la mujer esta sometida al varón.

JMF: Y, ¿qué les falta entender para enfrentarse al nacionalismo?

R.M.B: Entender qué es el nacionalismo y cuál es su objetivo final, que presenta dos planos distintos. A corto medio plazo, los nacionalistas pretenden la desaparición del concepto de identidad compartida, es decir del sentimiento que se puede ser vasco y español o catalán y español al mismo tiempo. Para lograr ese objetivo, es necesario que España como concepto cultural e histórico pero también político -Estado- desaparezca de sus territorios. Progresivamente lo están logrando. A largo plazo, aunque en el caso de Cataluña se ha acortado, pretenden la independencia, a la que nunca han renunciado.

JMF: Y saber esto, ¿qué cambiaría en el enfoque?

R.M.B: Seria necesario una reflexión profunda de los partidos constitucionalistas que pasaría por tres planos. Primero y fundamental, evitar que pudieran gobernar ningún territorio -municipio, diputación y comunidad- donde la suma de los constitucionalistas diera mayoría; dos, vigilar e incluso recuperar el control de la educación, pues constituye el instrumento fundamental para un proceso de construcción nacional. También incluyo los medios de comunicación autonómicos, pues también son agentes educativos aunque de carácter informal. Tres, cerrar definitivamente la Constitución, reconociendo explícitamente la imposibilidad de una secesión de cualquier parte del territorio nacional, y, por otro lado, cerrando de forma definitiva las competencias estatales y las que pertenecen a las comunidades autónomas.

JMF: Mil gracias Roberto, habrá que empezar por explicarles todo esto para que no metan tanto la pata.

R.M.B: Un fuerte abrazo y gracias a ti.

La entrevista completa está en: http://www.noentiendonada.es/roberto-munoz-bolanos-siempre-hay-excepciones-y-existen-politicos-cultos-y-formados/


1 comentario en “Roberto Muñoz Bolaños respondiéndome sobre política e historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *